La educación, es fundamental debido a los grandes beneficios que aporta, tanto en lo personal como en lo colectivo, y puede ser un puente que facilite el tránsito hacia el futuro; pero también, es cierto que tiene que ser de alta calidad e incentivarse en los diferentes rubros de docencia, investigación, entre otros, y que forman una educación útil y de calidad verdadera.

Por otro lado, existen factores comunes que pareciera que tienen solo las universidades más exitosas y de clase mundial quienes educan con base en unidad, justicia y trabajo continuo, forjando grupos de investigación y estimulándolos, dándole la importancia que merece al desarrollo científico tecnológico, generando proyectos, privilegiando el trabajo en equipo en torno a problemas que deben solucionarse, avanzando con visión, compromiso y trabajo. En efecto, esa visión de futuro plantea una educación moderna porque si enseñamos a los estudiantes actuales igual como a los de ayer, les negamos el mañana, y los condenamos a vivir en el pasado. Por ello, es importante que valoren el emprendimiento, la curiosidad, la crítica; porque muchos resultados del futuro serán estériles si no se desarrollan las habilidades en las personas y las comunidades.

Asimismo, un desarrollo genuino involucra mejorar la confianza en el sistema de educación superior para que tenga un marco de referencia fuerte que fomente un proceso de mejora continua, y es precisamente ese trabajo continuo de nuestra máxima casa de estudios que la lleva a tener los excelentes resultados obtenidos por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) que son motivo de orgullo que la posicionó en una de las mejores instituciones de México y América Latina. Llevada con trabajo constante, cuyos frutos son los servicios socialmente relevantes, apoyando la formación de muchos profesionistas hidalguenses que sin una universidad pública fuerte no habrían podido continuar sus estudios. Por ello es muy significativa la reciente ceremonia de graduación de egresados de los diferentes institutos de la universidad que son una muestra de los resultados benéficos que ayudarán a transformar para bien de nuestro estado y país.

Por otro lado, en la reciente ceremonia de titulación el rector de la UAEH Adolfo Pontigo Loyola entregó 599 títulos profesionales a egresados del Instituto de Ciencias de la Salud (ICSa), Instituto de Ciencias Económico Administrativas (ICEA), del Instituto de Artes (IA), así como la Escuela Superior de Tizayuca, Actopan, Apan, Atotonilco de Tula, Ciudad Sahagún, Huejutla, Tepeji del Río, Tlahuelilpan y Zimapán. Agregó que están en proceso siete grandes proyectos de la Autónoma de Hidalgo, y que continúa su crecimiento para mantenerse como la cuarta mejor casa de estudios en el país.

Ello da testimonio del crecimiento de la UAEH, misma que figura entre las mejores a nivel nacional e internacional. Asimismo expresó que “esta ceremonia significa una celebración al compromiso, al esfuerzo incansable que realizan los universitarios bajo una convicción que trasciende de la simple dedicación. El grado académico es fruto de la entereza estudiantil, la madurez con un propósito interior impele a quienes emprenden tal proeza”.

Por ello causa beneplácito el trabajo constante de nuestra máxima casa de estudios y de su Patronato Universitario en su contribución permanente a toda actividad tendiente a la calidad y mejoramiento de la educación.

Comentarios