Cierto prototipo de presidentes y funcionarios de la proto-teocracía de Estados Unidos (EU) usa a Dios para justificar sus invasiones, anexiones y extorsiones.

Ya Baby Bush –quien tuvo una vida disoluta antes de su “salvación” por el tele-evangelista Billy Graham– justificó que Dios le ordenó invadir Afganistán e Iraq.

El “evangelista sionista”, Mike Pompeo, hoy Secretario de Estado, proclamó como “milagro de Dios” la anexión del Golán por Netanyahu.

Mas allá de las nuevas “guerras religiosas” que libra hoy el evangelismo sionista contra la teocracia chiíta de Irán, en el equipo legal de defensa contra el impeachment de Trump aparecen Kenneth Starr, anterior fiscal para el fallido impeachment de Clinton –lo cual erizó los cabellos hasta de Mónica Lewinsky, el polémico israelí-estadunidense Alan Dershowitz –vinculado a la red de pedofilia de Epstein, suicidado agente del Mossad– , y, sobre todo, el multimillonario abogado evangelista sionista Jay Sekulow de 63 años: fundador de Judíos con Jesús, quien se define como un bonito niño judío, convertido al cristianismo que reza por Cristo y quien asevera sin desparpajo que “fue llamado por Dios (¡mega-súper-sic!) para defender a Trump”, según amplia reseña del portal judío Forward que lo define como “un campeón(sic) de la derecha cristiana en la Suprema Corte y en la radio”.

JS, hermano del rabino Scott, no comparte la “noción, popular en algunos (sic) círculos de derecha, de que el impeachment es algún género de conspiración (sic) judía debido a que los principales demócratas de la Cámara de Representantes involucrados, que incluyen a Adam Schiff y a Jerry Nadler, son judíos”.

El electorado “judío” se encuentra fracturado tanto en Israel como en el propio EU, lo que, a mi juicio, epitomiza la gran batalla global de Soros contra Trump.

En el Foro Económico Mundial de Davos, que pareció un cementerio, donde Trump, de 73 años, se jactó de su desempeño “económico”, su acérrimo enemigo Soros, de 89 años, reiteró que fracasaría en la Casa Blanca.

Soros injuria a Trump de “casi-dictador”, “impostor” y “estafador”, mientras que una de sus vulgares antenas en México exige su asesinato.

El globalista Soros subestima los apoyos israelíes a Trump, lo cual fue patente durante la ceremonia del “deslactosado” acuerdo comercial en su primera fase con China, a la que acudieron Kissinger, a sus 96 años, y multimillonarios israelí-estadunidenses de casinos, finanzas y aseguradoras de la talla del mafioso Sheldon Adelson –donador del Partido Republicano y el Partido Likud de Israel, y dueño de casinos de Las Vegas y Macao–Stephen Schwarzman, co-fundador de la controvertida firma de “capital privado(sic)” Blackstone que ostenta 554 mil millones de dolares en “manejo de activos”,y Maurice Hank Greenberg, de 94 años, exmandamás de la aseguradora AIG que cobró doble (¡no es broma!) porque las torres del siniestro de Nueva York en el 11/9 eran “gemelas”.

El polémico AS, lubricado financieramente por Soros –¡quien tiene oficinas de su Fundación Sociedad Abierta en 70 países!–, encabeza a los “gerentes” de la Cámara de Representantes ante el Senado para el impeachment de Trump y adujo que su destitución era perentoria porque de otra forma “Rusia atacaría a EU”. ¡Uf!
El impeachment se transmutó de un Russiagate fake, con el fiscal Mueller, a un fantasmagórico Ucraniagate cuando el mismo AS aseveró que “era preferible combatir a Rusia desde Ucrania (sic)”, en lugar de combatir a Rusia en EU.

La teología de la geopolítica expone el pleito de dos mafias cupulares de EU/Israel: Soros y su grupo anhelan la guerra contra Rusia, mientras Trump y Kissinger buscan acomodarse con el zar Putin.

http://alfredojalife.com
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Comentarios