El 2 de marzo de 2019 el titular de la unidad de inteligencia financiera (UIF) Santiago Nieto Castillo informó a través de su cuenta de Twitter que había congelado 156 millones de dólares a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH). Los recursos habían sido transferidos a territorio nacional desde una cuenta ubicada en Suiza.

Después, el 26 de abril de ese mismo año, la UAEH informó mediante un comunicado que la UIF había decidido congelar todas las cuentas bancarias, lo que ponía a la institución educativa en medio de una parálisis administrativa y académica que ponía en jaque a 7 mil 500 trabajadores activos y jubilados, así como a 61 mil estudiantes.

Tras la intermediación del presidente Andrés Manuel López Obrador y la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero, la UIF desbloqueó paulatinamente las cuentas indispensables para la operación de la UAEH, lo que permitió a la casa de estudios continuar con sus funciones sustantivas.

No obstante, la cuenta que provocó el bloqueo original se mantuvo congelada. La UAEH no se quedó con los brazos cruzados y condujo su defensa a través de los cauces legales.

El 15 de mayo de 2020 la UAEH obtuvo sentencia unánime e inatacable de los magistrados del segundo tribunal colegiado del 22 circuito, que ordenó la inmediata liberación de seis cuentas bancarias de la UAEH en donde se encuentran depositados 156 millones de dólares.

Nieto Castillo ignoró el mandato judicial al igual que el banco HSBC, quienes omitieron desbloquear las cuentas.

Luego del hecho, la UAEH publicó una carta abierta dirigida, entre otros, al presidente López Obrador y al ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Arturo Fernando Zaldívar Lelo de Larrea, denunciando el desacato tanto de Nieto Castillo como de HSBC.

La institución fue contundente: pidió la destitución de Nieto Castillo pues desobedecer las órdenes del Poder Judicial federal representa la posible comisión de los delitos estipulados en la Ley de Amparo.

En este nuevo capítulo de esta historia, la UIF no solo omitió descongelar las cuentas origen de la controversia, sino que amplió la medida a otras en posesión de la institución universitaria, lo que “ocasiona la parálisis de la Universidad, al afectar el interés social y colectivo, y la violación al derecho de más de 7 mil 500 trabajadores activos y jubilados para percibir su salario y prestaciones”.

En declaraciones a la prensa, Nieto Castillo argumentó que el nuevo bloqueo se debía a que desde el principio hubo una petición de la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) que mantiene abierta una investigación contra la casa de estudios. Solo que no la había incluido en el expediente.

Nieto argumenta que hay suficientes elementos para mantener las cuentas congeladas, pero la UIF que dirige no ha sido capaz de revisar 51 cajas con documentación que prueban de dónde vienen los 156 millones de dólares que estaban depositados en Suiza.

Las cajas que no ha podido revisar el equipo de Nieto Castillo desde que le fueron entregadas en mayo de 2019 “contienen la ruta histórica de todos los movimientos financieros y las entidades en las que se han depositado año con año, así como los diversos rendimientos que han obtenido durante todo ese tiempo. También define en qué momento se obtuvo el cambio de divisa para un mejor rendimiento y aprovechamiento de los recursos”, según informó la propia UAEH momentos después de que los documentos fueron entregados a las oficinas de la UIF en la Ciudad de México.

¿Cuáles son los hilos que mueven a Nieto en esta especie de revancha contra la UAEH y quienes la dirigen? Más de un año después de tener esa evidencia en su poder, y ante la incapacidad de la UIF de resolver con diligencia el asunto, ahora vuelve a prolongar este asunto de manera indefinida.

Si es verdad que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador está tan preocupado por resolver las cosas con la razón y el derecho, debería de apretar las tuercas a Santiago Nieto, quien parece más un perseguidor que alguien que actúa conforme a la ley. El tiempo, como siempre, dirá quién tenía la razón.

[email protected]

Comentarios

Artículo anteriorEquipo femenil se despide de su afición
Artículo siguienteHoy no circula continuará un mes más: Fayad
Avatar
Periodista desde hace más de una década y director del diario Libre por convicción Independiente de Hidalgo. Es licenciado en comercio exterior por la UAEH y licenciado en lengua y literaturas hispánicas por la UNAM. Colabora como articulista en el diario que dirige y también en el portal SDPnoticias.com. Fue reportero en el semanario Aljibe y Síntesis Hidalgo. Trabajó para los periodistas Ricardo Alemán y Estela Livera en un programa de investigación. En 2007 ingresó a trabajar a Bermellón, Edición e Imagen, despacho donde se desempeñó como jefe de redacción hasta 2009. Es colaborador de la editorial Elementum desde 2010.