En días recientes, la Venezuela de Nicolás Maduro, esa gran Venezuela que lideró el comandante Hugo Chávez, ese gran país que logró por algunos años convertir las demandas del pueblo en prioridades, ha sido la noticia de los principales encabezados no solo del país, sino también del mundo entero. Una clara intervención armada por parte de Estados Unidos (EU) sería una intromisión a la determinación de los pueblos para su autogobierno. Venezuela que cuenta con petróleo, el llamado “oro negro” que es una pieza fundamental que convierte ese país prácticamente en uno donde la desolación, mediante derramamientos de sangre, da cabida a constantes guerras fratricidas e intervenciones ajenas a su destino democrático y libertario, el día a día de los venezolanos.

La Venezuela actual es el resultado de siglos de demandas de un pueblo, de miseria, de marginación. Que un buen día se levantó en contra de ese lastre para mejorar su estatus y lograr una vida digna y feliz. El comandante Hugo Rafael Chávez Frías, que fue artífice de un golpe de Estado en aquel febrero de 1992 y quedó al frente de Venezuela desde el 2 de febrero de 1999 hasta su fallecimiento en 2013, y con él la esperanza de una nueva era en el país de Simón Bolívar.

Para conocer cómo se desarrolló el chavismo basta recordar lo siguiente:

  1. La exhumación de los restos de Simón Bolívar llevada a cabo por órdenes del presidente Hugo Chávez: en la exhumación participaron 50 científicos venezolanos, quienes trabajaron durante 19 horas para desenterrar su cadáver, que permanecía enterrado en el Panteón de los Héroes venezolanos desde el 28 de octubre de 1876. “¡Qué momentos tan impresionantes hemos vivido esta noche! Hemos visto los restos del gran Bolívar. Confieso que hemos llorado, hemos jurado. Les digo: tiene que ser Bolívar ese esqueleto glorioso, pues puede sentirse su llamarada”, escribió Chávez, en su cuenta de Twitter. El último estudio publicado por la Conferencia Anual de Patología Clínica Histórica (una reunión científica auspiciada por la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland) concluyó que lo que verdaderamente aniquiló a Simón Bolívar fue un envenenamiento crónico por arsénico. El informe sostiene que su muerte no fue por envenenamiento, pero sí por una ingesta y exposición periódica a ese letal elemento que, ya sido protagonista de otras muertes célebres, como la de Napoleón Bonaparte o Jorge III de Inglaterra. El exhumar los restos de Bolívar significó un acercamiento a la historia venezolana y sobre todo la importancia de consolidar la lucha revolucionaría encabezada por Hugo Chávez emulando al “libertador”, un héroe nacional que, como el comandante buscaba el bien común de la humanidad. La revolución bolivariana era una clara alusión a la libertad.
  2. La vida en el planeta Marte se acabó por culpa del capitalismo: Aquel 22 de marzo de 2011 el presidente venezolano Hugo Chávez lanzaba una nueva crítica contra el capitalismo, sistema económico al que responsabilizaba de poner en riesgo la vida de los seres humanos y al que acusaba de haber acabado con la “civilización” que pudo existir en Marte.
    “No sería extraño que en Marte haya habido civilización, pero a lo mejor llegó allá el capitalismo, llegó el imperialismo y acabó con ese planeta”, aseguró Hugo Chávez durante una alocución transmitida por todas las cadenas y emisoras de Venezuela. Para reforzar su teoría, el líder bolivariano puso como ejemplo lo que está ocurriendo en algunas zonas del mundo a consecuencia del calentamiento global. “Hoy aquí en el planeta Tierra, donde hubo hace cientos de años, o menos, grandes bosques lo que hay ahora son desiertos, donde hubo grandes ríos lo que hay son desiertos”.
  3. Se pretendió oficializar el chavismo como religión: “Chávez no soy yo, Chávez son ustedes, somos todos. Ya no soy yo. En verdad Chávez es un pueblo, es un concepto: el chavismo”, jerga de una nueva simbología, de un nuevo culto. Y por otro lado, las promesas que se ofrecían no se expresaban en el lenguaje de las políticas públicas, laicas y ciudadanas, sino como “misiones”, término que engloba lo cristiano y lo militar, la Misión Hijos de Venezuela (2011), Misión Milagro (2004), Misión Cristo (2007), Misión en Amor Mayor (2011). Los nombres concedidos a las misiones, sin excepción, convocaban sentimientos de amor, y protección del líder. Era la creación de una suerte de iglesia-patria, en la que los fieles conviven unidos por los lazos que los vinculan al padre-líder, y a Cristo-Bolívar, por el amor que les dispensa a todos y a cada uno de ellos.
  4. Fueron prohibidos durante el régimen de Hugo Chávez los nombres Lenin, Hitler, Mao y Apolo 11 ya que no se pretendía emular a ningún personaje histórico y acontecimiento que no tuviera absolutamente nada que ver con la Revolución bolivariana.
  5. Hugo Chávez reencarnó como pájaro: el espíritu de Hugo Chávez apareció en forma de pájaro, o al menos es lo que Nicolás Maduro afirmó haber visto, en la casa del fallecido presidente venezolano. Maduro aseguró que un pequeño pájaro se le acercó en medio de la reunión y no dudó en sentir que era Hugo Chávez quien lo visitó para bendecirlo. “De repente entró un pajarito, chiquitico, y me dio tres vueltas acá arriba”, dijo señalando su cabeza, “se paró en una viga de madera y empezó a silbar, un silbido bonito”.
    El chavismo se convirtió en una verdadera ideología en Venezuela que trata de no morir y oponerse al capitalismo yanqui hasta el día de hoy, hubo excesos y aciertos, pero algo es seguro, la oposición al imperialismo en Venezuela estuvo marcada por Chávez. ¿Tú lo crees?… Yo también.

Comentarios