Lol Canul

Una de las formas de identificar un problema es evitar darle una mirada aislada a las situaciones y eventos que lo anteceden, así como una prospectiva de sus consecuencias. En las últimas semanas se ha denunciado la aparición excesiva de sargazo en playas del Caribe; se trata de una especie de alga que en condiciones naturales no representa ningún riesgo, sin embargo, su presencia excesiva impide el paso de la luz que alimenta corales y otras especies de algas y peces, además de que, al quedar en la playa, muere y su putrefacción despide olores desagradables, atrae insectos y si se deposita en suelo puede convertirse en contaminante.

El periódico Excélsior anunció hace unos días el retiro de 133 mil metros cúbicos de sargazo en 40 playas de Quintana Roo en el último mes, operación que se llevó un gasto de 218 millones de pesos, según la misma fuente. Reportes más antiguos aseguran que la aparición desmedida de la misma da indicio de que representa un problema para el ecosistema.

Se le llama problemas ambientales a las alteraciones que provocan un desequilibrio en un ecosistema determinado, si bien, se explican como el resultado de una interacción multifactorial, los seres humanos son uno de esos factores que contribuye y, a su vez, se amenaza la integridad del espacio en el que se desenvuelve la humanidad. Se explica que entonces la influencia de las personas en la modificación del medio ambiente tiene consecuencias en la forma en que ese funciona y, al mismo tiempo, el medio ambiente afecta la vida de las personas, convirtiéndose en un ciclo de retroalimentación que puede ser perjudicial o benéfico, de acuerdo a los resultados que se detecten.

Según la Organización Mundial de la Salud, más del 25 por ciento de las defunciones en infancias menores de cinco años son consecuencia de la contaminación ambiental y que gran parte de ellas se pueden prevenir a través de la reducción de riesgos ambientales, lo que implicaría intervenciones a nivel social, geográfica y política.

Otras formas en que se detecta impacto de los problemas ambientales en la vida humana, es en mujeres embarazadas, quienes registran un aumento de nacimientos prematuros, la incidencia de cardiopatías en personas adultas, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer, por mencionar algunos ejemplos que cuentan con observaciones y sustento. Eso da una idea de los resultados que tienen los problemas ambientales.
La vida humana supone un desgaste de recursos naturales y energéticos, renovables y no renovables para solventar sus necesidades. La sobrepoblación, así como un modo de producción que fomenta el consumismo, conllevan a una sobreexplotación de tales recursos. A su vez, se genera una serie de residuos que, en su mayoría, son desechados sin pasar por un ciclo de reutilización, reciclaje o transformación para una segunda vida útil –como los residuos orgánicos que pueden convertirse en composta bajo las condiciones necesarias–. Esos elementos de excesivo gasto de recursos aunado a la sobreproducción de desechos repercuten en un estilo insostenible para el planeta y generan problemas en los ecosistemas.

Una forma de detectar lo anterior, es el sargazo. Aunque se desconoce con certeza la causa de su crecimiento desmedido reciente, expertos en el tema sugieren que los cambios en el clima, debido al efecto invernadero, así como el aumento de la contaminación en los mares, pueden ser las razones desencadenantes.

Cabe mencionar que múltiples estudios explican el papel de la actividad humana en el efecto invernadero. Respecto a la contaminación en mares, se cree que los desechos agroquímicos y residuos orgánicos ricos en nutrientes son los principales sospechosos de ese problema ambiental. Es notorio entonces el papel de la humanidad en el tema del sargazo.

Mientras no se concientice sobre ese ciclo, no se entienda la problemática del mismo y no se actúe en función de una retroalimentación benéfica en él, los desastres ambientales seguirán sucediendo.

Twitter: @lolcanul

Comentarios