Pachuca. El código electoral de Hidalgo padece confusiones gramaticales, es ambiguo e impreciso, lo que provocó desorden durante el proceso de gobernador, diputados y 84 presidentes municipales.
“Es un código que al menos tiene gripa y necesita un antibiótico”, dijo el director jurídico del Instituto Estatal Electoral (IEE) Francisco Martínez Ballesteros.
“Todos los actores en este proceso estarán de acuerdo en que el código electoral requiere de algunas modificaciones importantes, ya que hay temas que generaron controversia, confusión e impugnaciones.”
Consideró que la falta de claridad de esta ley provocó dicho escenario, por lo que “con toda seguridad, una tarea que tomará el Congreso será revisar el código electoral” para que sea un instrumento práctico.
El artículo 13 no es claro en la asignación de regidurías por la variante joven, lo cual generó un verdadero problema, opinó.
El código apunta que los partidos podrán subsanar requisitos omitidos y sustituir candidatos siempre y cuando sea dentro del plazo establecido, mientras que el tribunal electoral no tomó en cuenta este criterio.
Además, dicha ley acorta las actuaciones de los partidos. “Tal situación deja ver que el código electoral requiere de ajustes que den la oportunidad a los actores de resolver sus derechos.”
También faltan reglas para los candidatos independientes y el financiamiento público al que tienen derecho durante campañas, así como prever el voto de las y los hidalguenses que radican en el extranjero.

Comentarios