ADRIANA HERNÁNDEZ ISLAS
Pachuca

Tiene una efectividad de hasta 98 por ciento, proporciona mayor autonomía a la mujer, el material del que está fabricado es muy resistente y, por si fuera poco, muchas mujeres aseguran que incrementa su placer sexual; sin embargo, según datos de la Asociación Civil Jóvenes Prevenidos, en México solo una de cada 10 mujeres lo ha utilizado, ¿de qué hablo?… Sí, del condón femenino.
Pese a tener una historia de más de 20 años y ser eficaz, incluso contra el VIH, el condón femenino es uno de los anticonceptivos menos utilizados por ser prácticamente desconocido para muchas mujeres y difícil de adquirir en comparación con otros métodos, pues solo es posible adquirirlo en algunas farmacias de gran surtido, condonerías o sex shops. Pero, por si fuera poco, su costo por pieza oscila entre los 50 y 100 pesos, muy por encima del precio regular de un condón masculino. Y la cosa no termina ahí; a pesar de las múltiples ventajas que conlleva utilizarlo, la poca difusión sobre su uso genera que las mujeres lo rechacen al considerarlo demasiado grande o de difícil colocación, sin embargo, según la sexóloga Carolina González, todo es cuestión de práctica y cooperación con la pareja.
Pero, ¿qué es y cómo se usa correctamente este método anticonceptivo? El preservativo femenino, condón femenino o condón vaginal es un método anticonceptivo de barrera de uso vaginal alternativo al preservativo masculino. Consiste en una delgada funda que se ajusta a las paredes de la vagina y puede llevarse puesto hasta ocho horas. A diferencia del preservativo masculino no queda ajustado a tensión y por la humedad y temperatura propia de la vagina se adhiere cómodamente, además de que su presencia es casi inapreciable.
Sobre su colocación, es parecida a la de otros anticonceptivos vaginales femeninos, como el anillo vaginal, el diafragma o incluso la copa menstrual. No hace falta esperar a la erección del pene como ocurre con los preservativos masculinos; solo es necesario juntar el anillo interior desde la parte externa del preservativo para introducirlo en la vagina y, una vez dentro, se coloca el dedo pequeño en su interior para avanzarlo hasta que alcance el fondo, igual que se coloca un óvulo vaginal.
En realidad, su colocación es mucho más sencilla de lo que parece, todo es cuestión de relajarse y practicar un poco; además, en la actualidad la mayoría viven acompañados de instructivos ilustrados que te permitirán darte una mejor idea de cómo usarlo. Así es que, ¿tú qué esperas para probarlo? Y si tienes más dudas o deseas saber dónde adquirirlo a precios accesibles, búscanos en nuestra página web o redes sociales y con gusto te daremos toda la información que requieras.

Pese a tener
una historia
de más de 20 años y ser eficaz, incluso contra el VIH, el preservativo femenino es uno de los anticonceptivos menos utilizados por ser prácticamente desconocido para muchas mujeres

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios