El coronavirus sigue, pero la vida se reinicia

569

Pachuca.- A cuatro días de que el semáforo de riesgo epidemiológico pasara de rojo a naranja en la entidad, los pachuqueños retoman su vida “normal”; la reapertura de los negocios no esenciales fue una clara invitación a tomar las calles, hoy convertidas en una pasarela de cubre bocas.

Aún con todo y los protocolos propios de la nueva normalidad, pareciera que poco a poco la gente se olvida (o se quiere olvidar) del Covid-19, ese virus que podría estar en cualquier sitio: el pasamanos, la compra, en aquel que se cruza con nosotros en la calle.

Aunque el ingreso al super mercado aún está limitado a una persona por familia, al interior de Bodega Aurrera sucursal Plaza Bella, ya es posible chocar en los pasillos con parejas que escogen tazas, vasos o platos en el pasillo de hogar.

Pareciera que ya no hay pandemia, pues las largas filas en las cajas han vuelto a ser cotidianas, más aun con la sana distancia, que en el caso de esa cadena comercial se sugiere de 2 metros entre una persona y otra.

Semanas atrás, los pasillos de ropa, electrónica y otros artículos no esenciales estaban cerrados, ello con el objetivo de que nadie visitará el lugar más que para las compras básicas: comida, artículos de limpieza, higiene personal y medicamentos.

La mayoría de los negocios de esa plaza están abiertos, de tal forma que ya es posible comprar helados, café o ropa, aunque en varios quedan las huellas de la devastadora epidemia: los letreros de “se renta este local”.

Otra buena noticia, al menos para los amantes del cine, Cinépolis regresó y su marquesina cambió los mensajes de aliento por la cartelera de semana. De momento, no hay filas en las taquillas o puertas de acceso.

Por las avenidas aledañas es notorio el ir y venir de los transeúntes, prácticamente como en un día normal. Los restaurantes, sobre avenida Revolución ya funcionan, pero aún están vacíos, ahí sí, la población aún no pierde el miedo, o bien, no tiene dinero, pues lo cierto es que la pandemia afectó los bolsillos de muchos.

Otras plazas de la ciudad como Galerías, Explanada, Vertice y Gran Patio también reabrieron. Por cierto, que la ciudad luce un tanto diferente al circular por los bulevares: las obras de los distribuidores viales, obras emblema de la actual administración, avanzan, todo mientras el coronavirus sigue entre nosotros.

La reapertura de los negocios no esenciales fue una clara invitación a tomar las calles

Comentarios