Un análisis presentado por la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, con base en un estudio realizado por el Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES), advierte que la actual pandemia del coronavirus (Covid-19) dejará 12.2 millones de nuevos pobres en todo el país. El estudio titulado “Magnitud del impacto social del Covid-19 en México y alternativas para amortiguarlo” refiere que tras la emergencia sanitaria el estado será uno de los 14 que mayor incremento tendrán en el número de pobres, pues se espera que la entidad aporte 328 mil personas en esa situación. De confirmarse el negro pronóstico, la cantidad de personas que pasarán a la pobreza en Hidalgo será equivalente a toda la población que vive hoy en Pachuca, que es a su vez la demarcación más poblada de la entidad. El impacto de la pandemia en Hidalgo echará para abajo, en tan solo unos meses, el trabajo de las últimas administraciones estatales, que con trabajos habían reducido el porcentaje de pobres durante los últimos tres sexenios. ¿Qué hacer para amortiguar ese duro golpe a los niveles de bienestar de la población? Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad y el CEES proponen aplicar medidas como la recalendarización de tres meses de pagos del ISR y seguridad social a trabajadores formales, seguro de desempleo de seis salarios mínimos y duplicar apoyos de programas sociales de 2018 por tres meses. Esas propuestas involucrarían tanto al gobierno federal como a los estatales, y aquí cabe reflexionar sobre los apoyos que el gobierno estatal, que encabeza el priista Omar Fayad Meneses, ha otorgado hasta la fecha. Resulta que si bien el gobierno ha lanzado programas dirigidos a sectores sociales y económicos para paliar la crisis, muchos de ellos no han llegado a las manos de quienes lo necesitan. Es tal el caso de los comerciantes del centro de Pachuca, que tuvieron que amenazar con abrir sus negocios en plena pandemia, pues no podrían subsistir más allá de dos meses sin ningún apoyo gubernamental. Y aquí sale a relucir el reducido apoyo que ha dado el gobierno de Hidalgo, pues apenas ha destinado 77.5 millones de pesos para atender la emergencia por coronavirus y sus efectos económicos, de acuerdo con las organizaciones Transparencia Mexicana y Tojil. Esta cantidad es una bicoca, si se compara con lo que han destinado estados como Aguascalientes, que ha aportado mil 799 millones de pesos, la Ciudad de México, que desembolsó 4 mil 685 millones 849 mil 567.25 pesos, o Coahuila, que destinó mil 350 millones 700 mil. De filón. La crisis sanitaria no ha espantado al crimen en varias regiones del estado. Quizá lo más grave ocurre en el Valle del Mezquital, en municipios como Tula y Tezontepec de Aldama, donde ayer, en menos de 24 horas, se registraron dos violentos homicidios.

Comentarios