En tiempos actuales y con los problemas que está pasando no solamente México sino el mundo entero, el virus del Covid-19 ha detenido muchas actividades laborales, actividades que son esenciales para la vida cotidiana, sumándose a ese extenuante programa de contingencia y para ayudar a frenar esta pandemia, las instancias que se dedican a las actividades culturales no han sido la excepción y han puesto en pausa los ensayos de las distintas compañías de música, canto, danza que tienen a su cargo, cerrando también momentáneamente museos, teatros, salas de conciertos y galerías de arte.

A tres meses que dio inicio el aislamiento en casa, los directores de estas compañías no se han podido reunir para trabajar con sus alumnos en ensayos y continuar con las actividades que venían realizando; las autoridades de salud en México no precisan fecha para regresar a la “nueva normalidad” entendemos que no es culpa suya, estamos a la espera para regresar a los salones de ensayo y dar nuevamente “vida” a las diferentes compañías artísticas, así como asistir y presenciar eventos culturales masivos.

Esta pandemia ha afectado también a los grupos étnicos que basan su economía en la agricultura, elaboración de artesanías y trajes típicos que venden para ganar el sustento familiar, por otro lado, también afectó la suspensión de rituales religiosos de Semana Santa y fiestas patronales en las comunidades, así como ferias estatales en donde muchos grupos tienen la oportunidad de presentar los diferentes montajes artísticos que preparan en sus salones de ensayo y dar realce a los eventos culturales que en esos lugares se presentan.

Es tiempo de ponernos todos a pensar la importancia de la cultura, la tradición y las costumbres como el mejor antídoto contra el tedio y ocio; hoy no tenemos la excusa de “no tengo tiempo” de buscar en Internet un concierto de música o danza, por ejemplo; el 26 de abril, el parque de atracciones Xcaret transmitió su programa en vivo llamado “Xcaret mágico espectacular”, siendo la primera vez en la historia del parque de atracciones que transmite un programa de esa magnitud, poniendo al alcance de muchos un evento que solo es posible presenciar visitando dicho parque; así como ese espectáculo hay muchas plataformas que han impulsado sus espacios para el fomento y difusión de las diversas expresiones artísticas, estos creadores han hecho propuestas adaptadas a la tecnología y alcance de los diversos grupos sociales.

Las familias que tengan la oportunidad de ingresar por algún dispositivo electrónico pueden disfrutar el tiempo para aprender y convivir con sus hijos de los eventos culturales, mitigando por un momento los estragos que ha traído consigo esta pandemia, y despertar en ellos el gusto y la importancia de la cultura de un país.

Comentarios