El dilema entre decir la verdad o mentiras

375
dilema
La obra de títeres Siempre la verdad fue presentada en la sala de artes María Teresa Rodríguez

Pachuca.- 

El dilema entre decir la verdad o mentiras, o lo que los adultos quieren escuchar, fue el mensaje que emitió la obra de títeres Siempre la verdad en la sala de artes María Teresa Rodríguez.
El pasado fin de semana, la compañía de títeres Ars-Vita se presentó en la sala de artes de Pachuca ante un público infantil acompañado de padres y madres de familia, en donde expusieron la problemática de Totó, un niño al que los adultos señalan por decir mentiras.

La puesta en escena inicia con Totó afligido y avergonzado por algo que hizo, pero que no quiere que el público se entere, por lo que el orador decide animar al personaje principal a contar la razón por la que está triste.
Resulta que Totó fue acusado de decir mentiras, por lo que su tía la besucona, su abuelo que casi no escucha, un tío frustrado con ser cantante y una vecina metiche acompañada de su perro, lo juzgan e instruyen a “decir siempre la verdad”.

El niño títere se compromete a siempre hablar con la verdad, sin embargo, cuando es cuestionado por los mismos personajes sobre algo que ellos quieren oír en cumplidos, él dice la verdad como que el guisado de la tía sabe horrible, que su tío canta feo, su abuelo se ve muy viejo, en fin, cosas que son reales pero los adultos no quieren escuchar.

Ante esa situación, un científico lo ayuda y le da la respuesta correcta: “más o menos”, no obstante, la situación con sus represores se vuelve más complicada pues el abuelo está más o menos viejo, el tío canta más o menos y entonces lo reprenden otra vez.
Al final, Totó se da cuenta que nunca le atinará a decir la respuesta correcta porque siempre hará enfadar a los adultos, quienes lo hacen enojar y les grita una grosería, por lo que estos lo vuelven a juzgar y reprenden por decir palabras altisonantes, con lo que concluye que nunca los tendrá contentos.

* La puesta en escena inicia con Totó afligido y avergonzado por algo que hizo, pero que no quiere que el público se entere, por lo que el orador decide animar al personaje principal a contar la razón por la que está triste

Comentarios