Tres almas envueltas en cacao, danzan por el escenario, en una realidad de violencia, muerte y guerra; los vivos fosforescentes de su ropa van de la mano de bombardeos y acordes melancólicos en la puesta en escena EK- chuah.

Comentarios