La identidad profesional es un proceso de construcción personal y colectivo, se inicia con experiencias personales y se va construyendo a través de los sucesos vividos en sociedad. Esta se refleja en la forma en que se conduce el docente, su desempeño académico, la forma de compartir sus conocimientos, pero sobre todo, en la percepción que tiene el docente sobre su rol en la comunidad educativa. (Richards, 2011).
Cabe cuestionarnos entonces cómo es que el docente de idiomas construye su identidad profesional y cómo percibimos nosotros los docentes esa identidad.
Como egresadas de la primera generación de graduados en la licenciatura en enseñanza de la lengua inglesa (LELI), allá en 2003 y haciendo un recuento de lo vivido, nos identificamos desde nuestra propia perspectiva docente dentro de un ámbito educativo en el que coexistimos en esa dualidad de enseñar dos culturas a través del idioma inglés, mientras que a la par fungimos como promotoras y embajadoras de esas dos culturas, asimismo, estamos presentes en todos los programas educativos, por lo que en nuestra labor diaria participamos y convivimos en un mundo multidisciplinario en el que tratamos de comprender y aprender de cada grupo disciplinario en el que colaboramos.
Es dentro de esa dinámica donde el docente de inglés va construyendo su identidad. Sin embargo, se necesitan bases sólidas para la construcción de una identidad profesional profunda y respetable.
Desafortunadamente, la crítica generalizada del sistema educativo en nuestro país y el mensaje que transmiten los medios de comunicación tienen efectos negativos que han generado una pobre valoración del rol del docente, lo que igualmente repercute en la imagen e identidad del profesor de idiomas.
Los docentes de inglés debemos reconocernos como parte de esa comunidad educativa y no sentirnos segregados, al contrario, nuestra labor posee un valor social de prestigio. La evolución del docente de idiomas debe entenderse dentro de un equilibrio entre la continua superación y el mantener viva la pasión que sentimos por nuestra disciplina, amar, imaginar apasionarse por el idioma y su enseñanza. Nuestra mayor retribución y la más gratificante es el reconocimiento de nuestros alumnos, de la sociedad y jamás dejar de maravillarnos con las sorpresas que nuestra profesión nos ofrece en cada clase que impartimos.
Con base en nuestra experiencia a lo largo de todos estos años en los que hemos llegado incluso hacia otro nivel donde compartimos no solo temas sobre la enseñanza, sino que también aportamos conocimiento científico, nos atrevemos a hacer ese llamado a la comunidad de docentes de idiomas a permanecer consciente que nuestra formación en el área de lengua inglesa es parte de nuestra identidad. Igualmente, invitarlos a trabajar de manera articulada valorando el trabajo de cada uno de nuestros compañeros, así como poseer el sentido de coherencia, seguridad y confianza en nosotros mismos.
LELI cumple ya 19 años, celebremos con orgullo el haber egresado de ese programa educativo y continuemos trabajando con entusiasmo, aún hay mucho que hacer, por lo que el docente de idiomas también tiene muchas cosas que decir y compartir. Happy birthday to you!

Richards, JC (2011). Competence and Performance in Language Teaching. USA: CUP. Recuperado de: https://www.professorjackrichards.com/wp-content/uploads/competence-and-performance-in-language teaching.pdf

Comentarios