he Financial Times, el medio por excelencia de los pitiminíes de la pérfida Albión, bautizó a las economías europeas que se encontraban desde hace tiempo en contracción, desempleo, endeudamiento interno y externo, déficit público y burbuja inmobiliaria como los países pig (cerdo). España, Irlanda, Grecia, Portugal e Italia eran los ejemplos más recurrentes.

Muchos analistas consideran que era una forma que usaban los economistas de Inglaterra y Estados Unidos (EU) para desviar la atención sobre su propia situación financiera y fiscal, pues junto con Alemania y Japón en los países emergentes se utiliza el término jug (jarra) para referirse a estas naciones que más posiciones han descendido en los rankings económicos mundiales.

Tal parece que en relación a los acontecimientos de los últimos años en Portugal, donde la llegada de un gobierno socialista ha armado la escandalera, tendrán que tragarse sus palabras. Aplicando programas de aliento al mercado interno, austeridad razonable y transparencia, los lusitanos están abandonando a velocidad turbo el subdesarrollo rampante.

Portugal es el primer ejemplo, dentro de la desesperante crisis de valores, despojo, irracionalidad y predominio mundial de los intereses financieros de explotación, que demuestra que efectivamente sí se puede salir del marasmo con base en políticas públicas ejecutadas pensando en la gente en desventaja crónica. Bien por los lusos.

Fue tenaza de la pinza de los Pujol contra los borbones hispanos

Guido Migliaccio, el analista italiano del subdesarrollo europeo, ya lo había apuntado hace cinco años. Solo eso hacía falta: una voluntad decidida para comprobarle al mundo que dentro de la Comunidad Económica Europea, a diferencia de otros tratados de libre comercio como el norteamericano, se podía hacer algo para despegar en serio.

Arrinconado al Atlántico por la que era pujante economía española, Portugal, dominado demasiados años por dictaduras infames como la franquista, quedó a la zaga de toda posibilidad. Después del enfrentamiento ibérico con la pujanza industrial catalana parece que la dinastía Pujol…

Financiada por narcotraficantes mexicanos desde hace casi dos décadas, hubiera tomado a Portugal como la tenaza de una pinza para estrangular al reino Borbón, en venganza por sus fallidas amenazas de persecuciones y arrestos para la familia Pujol-Ferrusola, que resultó demasiado hábil en esto del abarrote financiero. Parece que allá sí saben cómo hacerlo.

El ejemplo del gobernante para acabar con la corrupción e inseguridad

A juzgar por los números que arroja como resultado la gestión del socialista luso Antonio Costa, reconocidos en todos los ámbitos de la península, esto ha trascendido de venganza a ejemplo internacional. El desarrollo del mercado interno de las economías modernas es posible. Solo hace falta una voluntad decidida. Valor y honestidad.

El ejemplo personal de los gobernantes sí es capaz de impregnar todo un país de la necesidad de abandonar la corrupción e inseguridad. Solo es cuestión de probar. Los números hablan por sí mismos. De encontrase en una posición de quiebra nacional como la provocada por la crisis financiera griega, Portugal ha alzado la voz del progreso.

Portugal dejó de aplicar en 2015 las medidas restrictivas y macroeconómicas impuestas por sus acreedores europeos y marcó con ello el inicio de un círculo virtuoso que ha permitido a su economía registrar crecimientos positivos. El gobierno eliminó recortes a los salarios, las pensiones y la seguridad social, además de incentivos a las empresas.

Este giro total del gobierno luso con su decisión de aumentar el gasto público y social ha tenido grandes efectos. Aunque debió enfrentar la oposición de sus acreedores a estos cambios, comenzó a desaparecer el pesimismo que imperaba en Portugal como resultado de años de reducciones en el gasto.

Capacitación para los desempleados; ayudas para los vulnerables

“El caso de Portugal demuestra que si se exageran las medidas de austeridad, terminan por agravar la recesión y el estancamiento y crean un círculo vicioso”, enfatizó el primer ministro Antonio Costa en una entrevista. “Diseñamos otra opción para reemplazar la austeridad, con metas como un mayor crecimiento y más y mejores empleos”.

La alianza de centro-izquierda con los partidos radicales que no habían accedido al poder desde el fin de la dictadura de Salazar en 1974, han eliminado gradualmente el subdesarrollo. El gobierno va con rumbo a lograr un superávit para 2020, con lo que pondrá fin definitivamente a 25 años de déficit. La recuperación se ha basado en el restablecimiento de la confianza.

La capacitación para los desempleados y las ayudas de todo tipo para la población vulnerable han hecho posible que las industrias turísticas y de tecnologías de punta se semejen a las más avanzadas de Europa. Están construyendo una historia de éxito. El futuro sostenible ya está en edificación, reportan los medios internacionales.

El renovado vigor económico y la consolidación presupuestaria han sorprendido a los analistas, cuyas proyecciones se han quedado, en muchas ocasiones, desfasadas de la realidad. El crecimiento de la inversión, el aumento de la fuerza laboral y la estabilidad social han contribuido a la mejora en la competitividad, aducen.

Siguen pendientes importantes desafíos, sobre todo la superación de una crisis de décadas, pero la capacidad de Portugal para enfrentarlos hoy es, sin duda, mayor que en cualquier momento de su historia reciente. La economía y la sociedad portuguesa tienen un ánimo renovado, raro para estos tiempos.

Mota-Engil: Esparza, Osorio Chong, Miguel Bejos y, ¡claro!, Peña Nieto

En el mejor de los casos, Portugal puede ser un ejemplo para el caso mexicano, cuyo nuevo régimen ha decidido seguir por esta ruta. Sería la demostración contundente de que no es una golondrina que no hace verano. Enseñaría a los insensatos y a los desconfiados que todo es posible cuando se emprende una lucha decidida contra la corrupción y el marasmo institucional.

Lo que conocemos en México de los portugueses es lo que trajo el pachuquita frustrado Miguel Ángel Osorio Chong. Amafiado con Martín Esparza, líder del Sindicato Mexicano de Electricistas, concedió a este desde su sitial de secretario de Gobernación, en Polanco, la concesión por 30 años para explotar las termoeléctricas del Valle de México. Un negocio fabuloso del que no está ajeno –but of course– Enrique Peña Nieto, a través de su conclapache José Miguel Bejos, heredero de la controvertida familia Miguel, envuelta en escándalos de renta de helicópteros a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Acompañado de la empresa portuguesa Mota-Engil, Osorio y Peña, en uno de los momentos más amargos de la corrupción mexicana, regalaron a su compadre pachuquita Martín Esparza‎ una concesión que reportará 134 mil millones de pesos por las siguientes tres décadas. Sencillamente vulgar y escatológico. Un monopolio para las siguientes generaciones.

Peña y Osorio no solo entregaron a su bolsillo las instalaciones estratégicas cercanísimas a la Ciudad de México y al mercado de consumo del valle tenochca, sino el uso gratuito de las redes eléctricas de transmisión, las mismas que han impedido cualquier proyecto de generación del reciclamiento de desechos orgánicos y lixiviados en el Bordo de Xochiaca.

El crimen perfecto, a la sombra del soborno y del cohecho. Dicen los truhanes mexiquitas que fue un acuerdo negociado al más alto nivel político para que los del SME que no aceptaron la liquidación del ratero Javier Lozano renunciaran al cobro de sus pasivos laborales. La gente se pregunta ¿pero cuáles?

Para la tolucopachucracia, 18 plantas generadoras de electricidad

Joao Parreira, el lusitano dueño de Mota-Engil aceptó que la concesión había sido firmada con el entonces secretario de Gobernación. Catorce plantas termoeléctricas y cuatro plantas de ciclo combinado, ubicadas en los estados de México, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala, aparte de la capital, ¡el negocio de la vida! A cambio de nada. Simplemente porque aquí, en materia de corrupción todo se vale, excepto no tener amigos poderosos.

¿Es la manera mexicana de emular ejemplos como el de Portugal? ‎El crimen de Peña y Osorio Chong no debe quedar impune, mucho menos en estos momentos de desesperación en el que los contribuyentes mexicanos buscan asirse de la razón y la justicia para superar la devastación que dejaron todos los miembros de la tolucopachucracia.

El pueblo sigue pidiendo justicia a secas. Para todos. Al fin, de ellos nadie se salva. Todos están metidos hasta el pescuezo.

¿No cree usted?

Índice flamígero: Ojalá que la llamada cuarta transformación no incluya que la sociedad se convierta en pacata. Se lo digo a partir de “la gran noticia” –divulgada en todos los medios– de que un senador de la República veía la imagen de una jovencita y chateaba con un par de contertulios virtuales sobre las posibilidades de tener sexo con ella. Bien que se cuestione su misoginia, pero en el caso de este legislador ¿no sería más trascendente comentar el nepotismo –es hermano del gobernador panista de Tamaulipas– del que es beneficiario? ¿Su nula carrera “política”? ¿Merece ser la nota principal de los portales electrónicos de diarios, radiodifusoras y televisoras? ¿De verdad es un “notición” el que un tipo ande calenturiento? + + + Sobre la columna “Otra vez: Iguala, Ayotzinapa y ‘la chiva’ *” publicada ayer en este espacio, comenta Bibi Villavicencio: “Como toda indagatoria en México: Se hará una investigación a fondo… hasta sus últimas consecuencias… caiga quien caiga…. y tan tán. ¡Horror! Ya ni yo que soy tan pesimista de lo que sucede en este país.

¡Imagine lo que estamos viviendo!” + + + Azteca Documentales, división de TV Azteca –empresa en la cual el escribidor colabora– está de plácemes. Su documental 19-S La tierra grita, en el que se patentizan las tragedias de los sismos de septiembre de 2017, fue seleccionado entre cientos de documentales de todo el mundo para ser exhibido en el Reelworld Film Festival de Toronto, Canadá. El comité de programación de dicho festival seleccionó el trabajo de Azteca Documentales “debido a su exploración cuidadosa de uno de los problemas más complejos en la actualidad”. Tonya Williams, fundadora y directora creativa de este prestigiado festival de cine, el cual cumple 18 años de trayectoria, afirmó que “19-S La tierra grita tiene un gran potencial para interesar a las audiencias”. El Reelworld Film Festival se llevará a cabo del 10 al 14 de octubre de 2018 en Toronto, Canadá, y el documental 19-S La tierra grita será exhibido el viernes 12 de octubre en The Toronto Reference Library, a las 19 horas. ¡Enhorabuena! + + + Hoy, por cierto, los agremiados del Sindicato Mexicano de Electricistas, del grupo Para Todos Todo, conmemorarán el aniversario de la Nacionalización de la Industria Eléctrica, por lo que llevarán a cabo un mitin en la Cámara de Diputados. Este grupo disiente del ahora empresario Martín Esparza, quien al mismo tiempo se ostenta como dirigente del SME.

Esta columna completa puede consultarse en la página de este diario www.elindependientedehidalgo.com.mx

www.indicepolitico.com
pacorodriguezjournalist.com
@pacorodriguez

Comentarios