Uno de los peores errores en lo que va de la actual administración federal es haber desaparecido el programa de subsidios para la vivienda, a menos de que la estrategia en puerta redima garrafal medida. El esquema implementado en el gobierno de Enrique Peña Nieto permitía a quienes no les alcanzaba su sueldo para comprar una casa acceder a un fondo perdido para adquirir un modesto patrimonio. Ese y otros factores, como el elevado costo de las viviendas, evitó que Hidalgo cumpliera la meta de créditos del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) programados para 2019; cerca de 2 mil hipotecas quedaron congeladas. El panorama económico que vivió el país durante todo el año pasado, en el que prevaleció la incertidumbre, generó una menor confianza entre la población y por consecuencia un menor dinamismo de ventas. Nada sencillo es para una familia en la actualidad adquirir su patrimonio. Por ello, desarrolladores han solicitado al presidente AMLO que brinde garantías para el sector. De lo contrario, las inmobiliarias estarían entrando, como irremediablemente muchas ya lo han hecho, en un proceso de recesión económica que derivaría en una crisis con efecto dominó. El Plan Nacional de Vivienda 2018-2024 señala que el modelo actual no ha dado resultados que garanticen el bienestar de las familias, pues la corrupción y la falta de planeación han provocado desarrollos mal ubicados, sin servicios, sin planes de movilidad ni equipamiento urbano adecuado. De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), hay 5 millones de viviendas deshabitadas en el país, y según la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), faltan 6 millones de casas. Completamente de acuerdo en lo anterior, pero en el pecado el gobierno llevó la penitencia. Al cambiar dicho modelo, afectó a miles de trabajadores que por sus bajos sueldos y pese a haber alcanzado su puntaje del Infonavit, el costo les impide comprar una vivienda. El espíritu del programa de subsidios estaba orientado a apoyar a los más desprotegidos. Pasaron casi 14 meses del gobierno lópezobradorista y no existe claridad sobre el nuevo esquema que brinde garantías a ese sector. De filón. La Universidad Autónoma el Estado de Hidalgo (UAEH) invita a presenciar su rica oferta cultural que tiene preparada para esta semana, acuda y sea parte de la comunidad universitaria más grande de la entidad.

Comentarios