Quizá el crecimiento mundial en el número de alumnos que estudian fuera de su país de origen podría significar para las instituciones mexicanas una ocasión para enriquecer su quehacer académico con visiones multiculturales, y una mirada integración, y es reciproco para los estudiantes mexicanos que salen a estudiar al extranjero.
En ese contexto, el incremento sostenido particularmente de estudiantes hidalguenses de nuestra máxima casa de estudios, la UAEH, denota el trabajo y esfuerzo permanente de la universidad y su Patronato por establecer acuerdos y convenios con las mejores universidades del mundo, y a su vez hace posible recibir en igualdad de condiciones a los estudiantes provenientes de esas casas de estudio.

Posiblemente ese intercambio podría hacer que cada día aumente el número de jóvenes que pueden tener la valiosa experiencia de conocer otras realidades y establecer redes institucionales y profesionales indispensables en el escenario global de la actualidad.
Por otro lado, recientemente en la reunión con estudiantes que realizan movilidad en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), el rector Adolfo Pontigo Loyola dijo:

“La proyección internacional que ha dado a la casa de estudios ese programa de movilidad, pues así como recibe envía estudiantes a diversas instituciones, no solo de México, sino también del extranjero; además, la movilidad académica es una posibilidad para los universitarios de conocer otras culturas. Así la educación es fundamental en cualquier país, porque posibilita el desarrollo de una comunidad”, y agregó “Me da mucho gusto verlos aquí, que vienen de distintos países, porque es una oportunidad, de verdad inmejorable, el poder ir al extranjero para conocer qué hacen, qué comen, cómo viven, cómo se divierten, de todos se aprende mucho. Pero también las estancias en otro lugar, posibilita que uno agradezca lo que se tiene en casa”. La movilidad también permite a las universidades proyectarse a través de sus estudiantes que visitan y muestran sus competencias adquiridas durante su formación profesional. “Nosotros hemos trabajado para poder ofrecer educación pública de calidad, y eso da testimonio de ser el mejor ejemplo de justicia social”. Por ello, nuestra máxima casa de estudios, la UAEH, es una universidad de excelencia ubicada en los mejores rankings internacionales, convirtiéndose en un faro académico de excelencia a nivel nacional.

Finalmente, Natalia Bretas, estudiante de intercambio de Brasil, dijo: “Estoy muy contenta de estar en esta gran universidad, por su infraestructura, por sus clases y mis compañeros que me han tratado muy bien y he aprendido mucho, además de lo académico. Estoy muy agradecida de poder tener esta oportunidad y realizar mi sueño”.

intercambio

Comentarios