Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

La utilización de las instituciones públicas para descarrilar a adversarios políticos es ya casi una tradición de la política mexicana. Es un mecanismo de guerra sucia, muy socorrido en época de elecciones. El propio candidato Andrés Manuel López Obrador fue víctima de la fabricación de un delito a manos del expresidente Vicente Fox, en su primer intento por llegar a la presidencia de la República allá en 2006. Hoy, en 2018, una burda estrategia de guerra sucia se echó a andar contra Lidia García, candidata a diputada federal por el distrito 06 de Morena, cuyo hijo Isaac Téllez García fue detenido el miércoles, tras una supuesta denuncia anónima al número 089 que opera el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4). Sobre las circunstancias alrededor de la denuncia, se aprecian detalles que denotan que se trata de un montaje digno de los viejos regímenes priistas de la década de 1970. Una simple pregunta: ¿cómo se dio cuenta alguien que iba pasando por ahí que en el vehículo del acusado había “supuesta droga” y un arma? El propio boletín oficial da indicios del absurdo. Según el comunicado los policías estatales encontraron en el interior “una bolsa negra” con “vegetal verde”, y luego “una estuchera” con un arma de fuego tipo revolver. Esto lleva a pensar a que el ciudadano que hizo la denuncia anónima quizá tenía poderes sobrenaturales que le permitieron ver a través de la bolsa negra el vegetal verde y luego el arma que estaba guardada en una estuchera. Es absurdo y ridículo. El gobernador Omar Fayad debería llamar a cuentas a sus estrategas, pues su torpeza podría ayudarle a la candidata Lidia García, quien ayer mismo fue respaldada por compañeros de su hijo que trabajan en la propia procuraduría. Un total despropósito. De filón. ¿No habrá una compañía proveedora de Internet que quiera invertir en la Huasteca? Ayer, por segundo día consecutivo, la población se quedó aislada por la falta de servicio de telecomunicaciones.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios