En Hidalgo, como en todo el país, el futuro nos alcanzó y ya comenzamos a padecer los efectos del cambio climático que desde hace décadas se tiene previsto por organismos internacionales y por los propios gobiernos locales. Una de las facetas de ese fenómeno atañe a la escasez de lluvias, conocida como sequía. En la entidad, este año la falta de precipitaciones comenzó a afectar a 77 de los 84 municipios, según el secretario de Desarrollo Agropecuario Carlos Muñiz Rodríguez, quien precisó que de ese universo, 43 demarcaciones sufren sequía anormal, 21 moderada y 13 severa. La falta de precipitaciones y por consecuencia de agua ya provoca problemas tanto para quienes la usan para regar sus cultivos como para algunas poblaciones que comienzan a tener dificultades para surtirse del vital líquido destinado al consumo humano. Hasta el momento, hay un saldo de 16 mil hectáreas afectadas por la sequía, y eso apenas empieza. Según el documento “Programa estatal de acción contra el cambio climático”, para el próximo año comenzará a agravarse la sequía en ciertas regiones del estado. Por ejemplo, se esperan afectaciones altas para el turismo debido a la sequía en la Huasteca, Sierra gorda, Sierra baja, Valle de Tulancingo y Comarca Minera. También habrá riesgos para la salud pública por esa misma situación en todas las regiones citadas más la Sierra alta y la Otomí-Tepehua. También habrá dificultades para la industria asentada en territorio estatal, particularmente en el Valle del Mezquital, Altiplano, Valle de Tulancingo y la Comarca Minera. Frente a ese panorama nada halagador, es impostergable contar con una estrategia de mitigación desde el gobierno estatal, pues la población más vulnerable es la que comenzará a sentir cada vez con mayor intensidad los efectos de la escasez. De filón. Ricardo Baptista, coordinador de la bancada morenista, no se fue por las ramas: ubicó al gobernador Omar Fayad como el verdadero enemigo de Morena en la entidad. Lo ubicó, sin ir más lejos, como el responsable de querer fracturar la unidad en la bancada morenista en el Congreso local, incluso con los conocidos como cañonazos de dinero. ¿Será?

Comentarios