La idea era ahorrar, pero al final salió más caro el experimento. Según Levi Leines Rodríguez, titular de la Secretaría de Servicios Municipales del ayuntamiento de Pachuca, el propósito de concesionar el servicio de recolección de basura fue para ahorrar recursos. La idea era pagar una sola cuota a la empresa Cambio Verde: 404.84 pesos por tonelada de basura. Con eso, el ayuntamiento se olvidaría de pagar a trabajadores que dependieran de su nómina, y además se ahorrarían, por ejemplo, gastos de operación como el mantenimiento de los camiones recolectores. Sonaba bien, pero la idea salió contraproducente. Para empezar, el ayuntamiento tuvo que enfrentar un conflicto laboral con los trabajadores de limpia que tuvieron que ser despedidos. Pero además, no solo hubo movilizaciones, sino que los inconformes acudieron a los tribunales para buscar su reinstalación que al final ganaron. En ese aspecto, el ayuntamiento salió perdiendo porque tuvo además que pagar salarios caídos para quienes fueron despedidos sin justificación. Y en cuanto a la eficiencia en la prestación de sus servicios, el ayuntamiento también perdió: no solo la empresa Cambio Verde quedó mal, sino que el principal culpable, para las mayorías que no entienden de concesiones y licitaciones, fue la alcaldía capitalina. Ahora, después de que Cambio Verde incumplió, el ayuntamiento ya se prepara para ofrecer el servicio de recolección de basura sin necesidad de una empresa que haga el trabajo previa contratación. Al final, el propio alcalde Eleazar García y otros regidores reconocieron que la idea no funcionó. Pero antes de decir “borrón y cuenta nueva”, el ayuntamiento debe explicar de qué manera la empresa Cambio Verde será sancionada luego de que no cumplió con el contrato y las condiciones que prometió para ganar la licitación celebrada en 2012. El caso Cambio Verde debe ser aclarado, no solo porque están en juego recursos públicos, sino porque, en adelante, cualquier política similar podría ser automáticamente desechada. De filón. Llegó el día en que el gobernador Francisco Olvera presentará su último informe de gobierno. Es la hora del corte, de pensar qué funcionó y qué obras y acciones quedan pendientes. Aunque sin duda, a Olvera se le recordará, más para mal que para bien, por la construcción y operación del Tuzobús. Ya veremos hoy durante su discurso.

Comentarios