Enrique Peña Nieto se despedirá de su mandato sin haber cumplido con su promesa de reducir la violencia en el país, que heredó de su antecesor Felipe Calderón. Pero no solo eso, se despedirá con peores cifras. Ayer, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer que durante 2017 se registraron 31 mil 174 homicidios en el país, esto es 26.9 por ciento más que en 2016, cuando ocurrieron 24 mil 559. Esta cifra rebasa también el año más violento de Felipe Calderón, 2011, cuando hubo 27 mil 199 homicidios. Esto hace que 2017 sea el peor año en cuanto a registro de homicidios se refiere desde que se lleva a cabo ese conteo. La cifra es lapidaria y demuestra que la actual estrategia no funciona, por lo que la administración que encabezará Andrés Manuel López Obrador (AMLO) desde diciembre próximo está obligada a repensar las cosas para pacificar al país. Varias de esas medidas ya fueron anunciadas y una de ellas consiste en una iniciativa de ley para separar la Secretaría de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación, como estaba antes de que llegara Peña Nieto a la presidencia de la República. La futura secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero adelantó que la estrategia del nuevo gobierno buscará dar un golpe de timón para contener la inseguridad y violencia, lo que incluye explorar la posibilidad de despenalizar las drogas, analizar una ley de amnistía, atender las causas de la pobreza y detonar el desarrollo en distintas regiones del país. Frente al desolador panorama que vivimos, cualquier cambio abre mejores posibilidades. Máxime si el actual paradigma solo ha servido para convertir al país en un gran cementerio. Hidalgo no se salva de esta epidemia: en 2017 se registraron 317 homicidios, esto es 322 por ciento más que en 2008, cuando hubo 75 casos. Urge la nueva estrategia. De filón. La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) logró mantenerse entre las mejores mil 102 instituciones de educación superior del planeta, tras haber cumplido los estándares de calidad establecidos por el ranking internacional Times Higher Education (THE), uno de los organismos internacionales más confiables y prestigiosos. Esto coloca a la UAEH en el cuarto sitio entre las 11 universidades mexicanas que ingresaron al ranking internacional de las mejores instituciones de educación superior. Un desarrollo que no corresponde con la marginación que padece la mayoría de los hidalguenses.

Comentarios