Un ser humano muere, pero comienza su leyenda… El pasado jueves 16 de agosto Aretha Franklin, la Reina del Soul, dejó este plano existencial tras una dura batalla contra el cáncer de páncreas. A manera de homenaje a su tremenda efigie y trayectoria, aquí algunas notas sobre el impresionante legado que nos deja la diva nacida en Memphis, Tennessee…
5. El cover. Aretha Franklin fue una de las alentadoras del refrito de canciones exitosas o poco conocidas para impulsar su carrera. Desde “I say a little prayer for you” de Dionne Warwick hasta su propia versión de algunos éxitos de The Beatles, la Reina del Soul supo imprimir su propio sello en las nuevas versiones que realizó y, además, impuso cátedra sobre este modelo. Curiosamente, uno de sus últimos grandes éxitos fue un cover: “Rolling in the deep” de la cantante y compositora inglesa Adele.

4. El góspel, el soul y el R&B. Antes de Aretha Franklin, esos géneros musicales estaban relegados a una comunidad, así como a una discreta apreciación. Después de ella, se convirtieron en las banderas de la música afroestadunidense, algo así como lo que significa el country para los caucásicos del vecino país del norte. Aretha hizo mainstream al góspel, el soul y el R&B, así como brindó nueva vitalidad al blues. Su influencia se siente desde el góspel blanco de Neil Diamond, pasa por la elegancia de Queen, el hip hop de Drake e incluso llega a los ritmos latinos del Buena Vista Social Club y Los Gipsy Kings.

3. La lucha por los derechos civiles. Su padre CL Franklin fue uno de los principales predicadores bautistas en las décadas de 1950 y 1960, al grado de convertirse en uno de los confidentes del doctor Martin Luther King. No es una sorpresa que toda la carrera artística de la Dama del Soul estuviera marcada por su lucha por los derechos civiles, ya fuera en el plano social o en el musical ,exhibiendo las condiciones injustas en las que debían trabajar los músicos afroestadunidenses, como ocurrió cuando abandonó Atlantic Records ante la pobre promoción de su música.

2. La liberación femenina. En 1967 Aretha grabó su tema más conocido, “Respect”. El tema, compuesto por el legendario Otis Redding, originalmente versaba sobre un hombre que, por trabajar todo el día, le exigía respeto a su esposa. Franklin cambió la esencia de la canción y esta rápidamente se convirtió en un himno sobre el empoderamiento de la mujer, y fue uno de los temas que acompañó la segunda ola del feminismo. La nacida en Memphis siempre mostró su apoyo a ese movimiento.

1. Su voz. El rango vocal de Franklin, el cual alcanzaba las cuatro octavas, es el mayor regalo que nos dio. Considerado tesoro nacional estadunidense, su voz la hizo merecedora a la distinción como la mejor intérprete del siglo XX de acuerdo con la revista Rolling Stone, así como la mejor cantante en Estados Unidos (EU) de todos los tiempos. Su tono inconfundible, terso como el algodón y en ocasiones tan poderoso como una tormenta, ha tratado de ser repetido por innumerables intérpretes, pero jamás igualado. Un prodigio que el pasado jueves se extinguió, pero que perdurará gracias a la música que quedará por siempre en la memoria del mundo.

Muere Aretha Franklin
Descanse en paz, Aretha Franklin.

@Lucasvsvelmundo
[email protected]

Comentarios