Mas allá del abordaje sociologista ultra-reduccionista sobre el golpe de Estado policiaco/militar/mediático en Bolivia, con bendición de Estados Unidos y la Organización de los Estados Americanos (OEA) con sede en Washington y cuyo 60 por ciento de su presupuesto es financiado por EU, surgen sus profundas razones en el análisis geopolítico multidimensional que trasluce un “litio-golpe”.

Desde el 8 de octubre, Behind Back Doors explayó los preparativos del golpe de Estado, con coartada de fraude electoral, para derrocar al gobierno anti-neoliberal de Evo Morales con la ayuda de los evangelistas (20 por ciento de la población).

Dejó de lado la mórbida personalidad del líder cívico de Santa Cruz, el gasero-financiero Luis Fernando Camacho, miembro de la logia Los Caballeros del Oriente y exhibido como narco-lavador en los Panama Papers junto al fascista peruano Mario Vargas Llosa.

También soslayo la todavía mas vulgar personalidad de la auto-proclamada presidenta Jeanine Áñes, elegida por ocho diputados sin quorum: entronizada por el Ejército y con una Biblia evangelista en la mano, cuyo sobrino Áñez Dorado libra una condena por narcotráfico en Brasil.

Dos meses antes del golpe, Ivanka, asesora e hija de Trump, visitó Jujuy (Argentina), frontera con Bolivia, y pletórica en litio, donde prometió 400 millones de dólares para las “rutas del litio”.

El 75 por ciento de las reservas globales de litio se encuentran en el triángulo Bolivia/Chile/Argentina que son motivo de la codicia geoestratégica de las superpotencias debido a su uso para carros eléctricos y smartphones.

La firma del gobierno de Evo Morales con China por mil millones de dólares para explotar el litio indispuso a EU, con quien libra una guerra comercial.

A las trasnacionales mineras anglosajonas de EU y Canadá, que controlan a la OEA, les indispuso todavía más el lanzamiento del carro eléctrico Quantum de fabricación 100 por ciento boliviana: una asociación de la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) con Quantum Motors, de Cochabamba
El golpe abre de par en par a las mineras anglosajonas el salar de Uyuni en Bolivia, la primera reserva global de litio.

Según Common Dreams, el “golpe viene menos de una semana después de que Evo Morales frenó (sic) el acuerdo para la extracción de litio con la firma alemana ACISA” debido a semanas de protestas en la región de Potosí –cuya población exigía menos desventajas– que contiene “entre el 50 y el 70 por ciento de las reservas mundiales de litio en el Salar de Uyuni.

El gobierno anti-neoliberal de Evo Morales había ya molestado a las trasnacionales gaseras/petroleras/acuíferas debido a su exitosa nacionalización del gas/agua/electricidad/mineras/ telecomunicaciones, lo cual le procuró el segundo mayor crecimiento económico de todo el continente americano frente al artificial primer lugar de Panamá, especializado en el blanqueo financiero.

Hace dos años Stratfor, la “CIA en las sombras” de las trasnacionales, advertía el “empoderamiento de la revolución global del litio” cuando “la demanda de baterías de litio-iónico continuará a crecer”, mientras que “Bolivia podría perder (sic) su oportunidad en la próxima década para llenar las brechas del abastecimiento global del litio”.

¿El pesimismo de Stratfor, en referencia a Bolivia hace dos años, se debía al gobierno nacionalista y anti-neoliberal de Evo Morales?
En 20 años la producción de litio se ha triplicado y se espera que se duplique su demanda en 2025.

Una cosa es tener las mayores reservas del mundo, el caso de Bolivia, y otra cosa es exhibir su producción, donde vienen a la cabeza Australia, Chile, Argentina y China.

También ya desde hace un año, Laura Millán Lombrana de Bloomberg, aseveraba “el casi imposible (sic) sueño del litio de Bolivia”.

Ahora sus golpistas neoliberales pueden cumplir el “sueño posible” de las trasnacionales mineras anglosajonas.

http://alfredojalife.com
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Bolivia

Comentarios