Decidir quién es el mejor quarterback (QB) de todos los tiempos no es tarea fácil, cada generación ha tenido uno o dos representantes que bien podrían eclipsar a sus adversarios, pero, con el paso de los años, pareciera que un nuevo fenómeno aparece, los récords se van rompiendo y la incógnita no se resuelve.

Esta jornada tiene un par de duelos que llaman mucho la atención. Drew Brees y su espectáculo aéreo recibe a los invictos Rams de Los Ángeles que, de la mano de Jared Goff y Todd Gurley, se enfilan como serio contendiente para ganar el Super Bowl. Este será un choque de mariscales que anotan mucho, pero también tendremos un duelo terrestre, Alvin Kamara tendrá que equiparar a Gurley para darle la oportunidad a Brees de explotar por aire. Sin lugar a duda, la clave quizá esté en las defensivas y parece que los frontales de Rams, con Suh, llevan mano. ¿Será que cae el último invicto? Yo creo que no.

El juego estelar para mí será entre Aaron Rodgers y Tom Brady. Durante la semana, Brady dijo que, si Rodgers fuera el QB de Patriotas, no habría equipo que pudiera vencerlos, los números de Aaron serían aún más impresionantes, viniendo del que para muchos es el mejor QB de la historia, es un comentario interesante. De lo que se espera del juego es que sea un duelo de ofensivas, pero, así como en el otro partido, para mí la clave pudiera estar en el juego terrestre y es ahí donde Pats tienen la ventaja con James White.

El juego entre Brees y Goff representa un duelo entre la alcurnia de los mariscales de campo y el futuro de esta, es decir, la joven generación que busca tomar ese rol, mientras que el duelo entre Rodgers y Brady da pauta a que la gente quiere que se decida de una vez por todas, quién es el mejor de todos los tiempos.

Llegamos a la mitad de la campaña, es hora de empezar a hacer predicciones sobre quiénes aspiran a un boleto a playoffs. La cuenta regresiva para el juego en México está en marcha.

Comentarios