En uno de los Super Bowl más extraños y emocionantes tuvimos la oportunidad de ver a cuatro equipos diferentes en el campo, al final ganó el que quiso más y aunque quedará la polémica sobre si Tom Brady es el mejor de la historia, ¡qué partidazo presenciamos!
En general me gustó el partido, sí, Atlanta me quedó a deber, sobre todo la segunda mitad y con ello tiró mi pronóstico, pero fue interesante. ¿A qué me refiero cuando digo que cuatro equipos? Muy simple, en la primera mitad Atlanta, un equipo aguerrido, con convicción, enfrentó a unos temerosos Patriotas a los que nada les salía bien, pero para la segunda mitad se invirtieron los papeles y la máquina fue Nueva Inglaterra, mientras que poco a poco se desinfló la defensiva de Halcones.
Tom Brady NO ganó este Super Bowl, lo siento, pero no. Analizando la mirada de Tom durante la primera mitad y hasta mediados del tercer cuarto, se le veía desconcertado, con la cabeza agachada y resignado, tuvo un día para olvidar y, los números dicen otra cosa, pero Pats le debe este triunfo a su defensiva y a un figurón de nombre Julian Edelman. Tom Brady tuvo dos ocasiones más para tirar todo a la borda y en una Edelman lo salvó con una de las atrapadas más espectaculares de la historia, y en la otra simplemente no lo quisieron interceptar en la zona de anotación. ¿Es Tom Brady el mejor de la historia? Tiene cinco anillos de Super Bowl, es cierto, pero siempre ha contado con buenos equipos y, lo principal, ha contado con Bill Bellichick, el genio que mueve a Nueva Inglaterra. Sí, todo esto es parte del juego pero, Marino, sin un buen equipo lució y levantó a Miami, Rodgers hace milagros en Green Bay, vaya, hasta Brees en Nueva Orleans… sí, Brady es un prodigio, pero no es el mejor de la historia.
Es tiempo de sanar heridas y recuperarse, la NFL entra en pausa, en abril conoceremos a los nuevos baluartes del deporte de las tacleadas y en agosto estaremos de vuelta con mucha más pasión.

Comentarios