El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mencionó los cuatro motores de la economía mexicana: la economía popular, los proyectos nacionales, la inversión privada nacional y la inversión extranjera directa (IED).

En cuanto a la economía popular, el mismo López Obrador expresó que están destinando 300 mil millones de pesos a familias marginadas; 125 mil millones a pensiones; 20 mil millones a 200 mil sembradores, mediante jornales de 5 mil pesos mensuales; de igual forma han destinado 65 mil millones a 11 millones de becas, y han colocado a 900 mil aprendices en puestos de trabajo, ¿por qué el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) no registra las estadísticas que surgen de los programas de la 4T?

El Indicador mensual de consumo privado en el mercado interior (IMCPMI), publicado por el Inegi, registra un avance del 0.3 por ciento en el consumo de bienes y servicios nacionales en agosto de 2019 respecto al mismo mes del año anterior.

Las remesas de más de 38 millones de mexicanos que trabajan en Estados Unidos (EU) tienen alto impacto en el producto interno bruto (PIB) del país; para este 2019 ascenderán a 35 mil 460 millones de dólares, ingreso que no se obtiene en el comercio exterior, dado que a septiembre de 2019 se registró un déficit por 116.2 millones de dólares. La paridad del peso está estable y la inflación baja. Pero en competitividad caímos del lugar 61 al 65 entre 2015 y 2019, según el índice global 4.0 de Davos.

Pero, o se logra un crecimiento del PIB en el último trimestre de 2019 y se incrementa en 2020, o caemos en recesión con elevados costos políticos. La reactivación de la economía con base en el modelo económico de la 4T deberá tomar en cuenta las tendencias y los riesgos de la economía global.

Las tendencias son cinco: la primera consiste en que las naciones están digitalizando sus procesos económicos, aplicando una economía circular para hacerla sustentable, enfocando esfuerzos hacia un financiamiento del desarrollo tecnológico no oneroso, basado en la investigación aplicada con impacto social.

La segunda es una política fiscal basada en incentivos públicos; la tercera es el desarrollo e integración de las tecnologías disruptivas, transfiriéndolas a la población marginada para insertarla en la revolución 4.0; la cuarta, lograr la competitividad como resultado de la intensidad tecnológica y del conocimiento, y la quinta es lograr una economía creciente, inclusiva y ambientalmente sostenible.

Según la Encuesta de Percepción de Riesgos Globales, los riesgos son: 1) las confrontaciones económicas entre las grandes potencias, la volatilidad de los mercados financieros, la erosión de las normas internacionales, como de los acuerdos internacionales, y la desaceleración gradual de las principales economías; 2) el debilitamiento del multilateralismo y de las relaciones entre las principales potencias mundiales;3) la migración masiva como consecuencia de la desigualdad y causa de intervenciones políticas dan pauta a nuevas crisis entre las diversas naciones, desde Asia, América Latina, hasta Europa y EU, habrá que considerar en este rubro las crisis políticas de la lucha latinoamericana contra el neoliberalismo-fascismo; 4) el fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático, el calentamiento y la pérdida de la biodiversidad que está impactando a todas las naciones, principalmente a las economías emergentes, que son las más vulnerables.

Finalmente, el desarrollo escalable y disruptivo de la tecnología ha propiciado rezagos e inestabilidades: por una parte, dividiendo a los países entre creadores y usuarios, como México, siendo estas últimas las naciones tecnológicamente rezagadas y empobrecidas, dada su pérdida de productividad y, por ende, baja competitividad, limitando su acceso a bienes fundamentales, como alimentos y medicamentos, por sus altos precios.

Por otra parte, está el riesgo de las noticias falsas, el fraude y el robo de identidad, así como de datos masivos, impactando tanto a las economías desarrolladas como a las emergentes.

El gran déficit es una política de investigación articulada a la transferencia de conocimientos.

Impulsar el crecimiento, disminuir la desigualdad y la pobreza, es un desafío para toda sociedad y la única forma de superarlo es a través de una política económica donde el Estado tenga la rectoría de la economía; de otra forma, será imposible. ¿No lo cree usted?

Comentarios