De la sociedad informacional que nos habló Manuel Castells y de la sociedad del conocimiento que Peter Drucker observa como resultado del ineludible cambio; hoy surge lo que se hace llamar economía digital. El término informacional implica una organización social en la que la generación, el procesamiento y la transmisión de información se convierten en fuentes fundamentales de la productividad y del poder, debido al intenso desarrollo tecnocientífico y su mercantilización.
La sociedad del conocimiento es una sociedad de organizaciones cuyo propósito es la integración de conocimientos especializados en una tarea común, siendo la naturaleza del conocimiento la de cambiar cada vez más rápido, de tal suerte que las certidumbres de hoy serán los absurdos del mañana. La información se está multiplicando exponencialmente, de los 5 mil millones de gigabites que se generan actualmente cada 10 minutos, se generarán 50 mil millones de gigabites en 2020 durante el mismo tiempo.
Los espacios tecnológicos virtuales de intercambio de información como las redes sociales, los smartphones, data analytics y el cómputo en la nube han redefinido los productos, servicios y mercados, transformando la forma en que se gestionan las empresas; la gran empresa global, no solo lo es de tamaño, por número de trabajadores, sino por las múltiples tecnologías que desarrollan, aplican y apropian, vía la gestión de la propiedad intelectual.
Hoy, todo negocio es un negocio digital, en mayor o en menor medida. De acuerdo con el Índice Global de Tecnologías de la Información (TICs), el cual mide la preparación de una economía para usar las TICs e impulsar la competitividad y el bienestar, a México lo ubican en el lugar 63, abajo de otras economías emergentes como Sudáfrica, Turquía, Corea del Sur, Chile y Malasia.
Según Accenture, en México 60 por ciento del empresariado mexicano reportó que no toma en cuenta la información recopilada en las redes sociales, mientras que tres de cada 10 consumidores utilizan las redes para expresar sus inconformidades.
Los dispositivos móviles están tomando todos los mercados dado que permiten una conexión permanente en cualquier momento y lugar, lo que significa que la población en línea seguirá creciendo, las tendencias indican que para 2020 habrá 50 mil millones de dispositivos móviles, superior a los 11 mil que existían en 2014. La economía digital en 2020 representará entre 25 y 30 por ciento del PIB mundial.
Surgen las preguntas, ¿qué medidas de política pública están diseñando nuestros gobernantes para hacer frente a esa situación? Sobre todo en las regiones más apartadas, y en las Pymes que son las que más limitaciones registran; acciones que vayan más allá de los sacrosantos equilibrios macroeconómicos y del superávit presupuestal, con los que las autoridades hacendarias justifican los recortes presupuestales y los incrementos en los precios, como el de la gasolina; pero que están llevando a la economía a una fase paralizante y autodestructiva, postrando a los mexicanos a más pobreza, los jinetes del hambre y la violencia cabalgan ya por nuestras calles, la criminalidad sigue sin control, a pesar de que las estadísticas muestren que va en descenso.
En el comunicado de prensa de la Secretaría de Hacienda anunciando el incremento de precios en la gasolina en este mes, se dice que son menores que los de 2015; sin embargo, a excepción del diésel que en 2015 era de 14.20 pesos por litro y para este mes es de 13.98; los precios de las gasolinas no eran mayores en 2015, ya que en ese año la Magna se compraba a 13.57 y hoy cuesta 13.96, mientras que el precio de la Premium era de 14.38 en 2015 y ahora es de 14.81 pesos por litro. ¿Por qué mienten?
El crecimiento del PIB marca una tendencia a la baja, en el primer trimestre de 2016 fue de 0.8 por ciento, en comparación al año anterior que fue de 2.8 por ciento; pero en el segundo trimestre de este año decreció 0.3 por ciento y su crecimiento respecto al mismo periodo de 2015 fue de tan solo 1.4 por ciento, ¿llegaremos a 2.5 por ciento a finales del año como se tiene estimado?

Comentarios