Apenas el pasado noviembre salió a la venta el nuevo libro de Andrés Manuel López Obrador: Hacia una economía moral.

La verdad, que se recuerde, en los últimos lustros, ningún presidente en funciones de México había escrito algo semejante, en que planteara cuál era su visión de estado.

Sí, después, algunos de ellos terminado su mandato daban a conocer impresiones de su sexenio, revelando con sutileza causa o causas de sus decisiones más controvertidas en lo que eran, de hecho, sus memorias durante su tránsito en el poder.

El volumen de AMLO, dividido en diez capítulos, precisa cuales han sido sus principales objetivos, muchos de ellos insistentemente abordados en sus conferencias mañaneras.

Entre otros: La corrupción, el principal problema de México; El fracaso del modelo económico neoliberal; Austeridad republicana; Política exterior y solución de raíz al fenómeno migratorio; Cambio de paradigma en seguridad y, República amorosa y fraterna.

El mandatario profundiza en sus intenciones y reitera el privilegio de esas acciones, en favor del pueblo.

Pero además de esto, que mantiene la memoria fresca de lo que son sus líneas torales de conducta, hay dos agregados: un prólogo de Enrique Galván Ochoa, quien se advierte es cercano al tabasqueño, y un breve epílogo, de la pluma del mandatario.

Galván Ochoa inicia con natural
familiaridad.

“Cuando habían transcurrido los días más agitados que siguieron a la jornada electoral del primero de julio, fui a saludar al recién presidente Andrés Manuel López Obrador. ‘Ya sé a qué vienes –me dijo–quieres comprobar si en verdad gané’.

“Cierto, sentía curiosidad. Me recibió con un abrazo en su austera oficina de lo que fue la casa de transición en la Ciudad de México.

“Nuestra conversación transcurrió con tonos de alegría y añoranza; finalmente, y eso era de celebrarse, el pueblo mexicano había derrotado casi un siglo de antidemocracia, pero muchos de nuestros compañeros se habían quedado en el camino, no les tocaría vivir el día victorioso por el que tanto lucharon”.

Cita las dos ocasiones en que López Obrador intentó ser gobernador de Tabasco y después gana la jefatura de Gobierno del Distrito Federal y dos ocasiones que buscó la presidencia de la República, 2006 y 2012, sin conseguir. Finalmente: la tercera fue la vencida.

Galván Ochoa alude al proyecto del hoy presidente para llevar a cabo la cuarta transformación y muestra cómo desde el primer día de su mandato se empeña en detener el saqueo de los bienes de la nación, contener la violencia de la narco política, abatir la corrupción, reactivar la economía y el desarrollo, y convocar al pueblo a crear un código inspirado en valores morales.

“La resistencia al cambio es dura, agresiva, porque no se trata solamente de un cambio de gobierno, sino un cambio de régimen”. Más adelante: “Me comentó Andrés Manuel López Obrador, ya instalado en su oficina de Palacio Nacional, frente a una taza de café, que la razón por la que los gobiernos del neoliberalismo no llevaron a la quiebra total al país es por la riqueza inagotable de sus recursos naturales: el petróleo, el gas, la pesca, las minas. No alcanzaron a acabar con todo. Sin embargo dejaron las finanzas públicas en crisis”.

Y refiere que AMLO quiere regenerar la vida pública de México, aplicando en prudente armonía tres ideas rectoras: la honestidad, la justicia y el amor.

A su vez, López Obrador en el epílogo refiere. “Todo lo expuesto en este libro tiene como punto central la convicción de que el quehacer nacional en su conjunto –el económico, el político, el social, el cultural– no debe ser orientado a alcanzar a otros países; a multiplicar de manera irracional y acrítica la producción, la distribución y el consumo; a embellecer los indicadores; ni mucho menos a concentrar la riqueza en unas cuantas manos, sino al bienestar de la población”.

Y trae un fragmento de un texto inédito escrito por don Julio Scherer García hace 18 años, que parece dirigido a narrar el interesante tiempo que nos ha tocado vivir: “Una nación quebrantada por su corrupción interna, su analfabetismo masivo, su inequidad brutal, su miseria vergonzosa, como es el caso de México, solo puede fortalecerse en los valores”.

De Editorial Planeta, la primera edición es de noviembre de este 2019.

Comentarios