El mapa político del país hoy es otro. Después de las elecciones, Morena no solo obtuvo la presidencia de la República, también se convirtió en la primera fuerza política en el Congreso de la Unión y apuntaba para llevarse la mayoría de las gubernaturas disputadas en la elección de ayer. No se trata solo del triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien rozaba anoche el 50 por ciento de los votos registrados en el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP). El cambio de correlación de fuerzas es inédito. El PRI estaría sufriendo un descalabro sin precedente. No se compara con la elección de 2006, cuando su candidato Roberto Madrazo quedó en tercer lugar, pero el PRI mantuvo su influencia en el Legislativo federal. Y en esa sacudida de fuerzas políticas, Hidalgo no quedó exento. Si las tendencias que registraba el PREP se mantienen como hasta la medianoche de ayer, el PRI por primera vez en la historia perdería el control del Congreso local. Pero no solo eso, quedaría relegado, quizá, a tercera fuerza. Esto no se había visto nunca en la historia de Hidalgo. Y este fenómeno también se reflejaría en la representación que tendría Morena en la Cámara de Diputados federal, donde obtendría la mayoría de escaños. En el Senado, la historia no es diferente: también la fórmula morenista superaría a la coalición liderada por el PRI. ¿Y qué sigue después de la jornada de ayer a la luz de dichos cambios? El propio López Obrador trazó anoche la ruta durante su discurso en el Zócalo capitalino: llamó a la reconciliación con todas las fuerzas políticas. También ofreció un discurso que echó atrás a quienes advertían que con su triunfo México se convertiría en Venezuela, pues adelantó que todos los cambios serían apegados a derecho y conforme a la ley. Sin duda, vivimos tiempos inéditos para nuestro país y nuestro estado. De filón. Si en México soplan vientos de cambio, en Hidalgo lo que ocurrió no tiene precedentes. La nueva correlación de fuerzas abre puertas que no conocíamos para la clase política local, que seguramente traerán fuertes sacudidas. Ya veremos.

Comentarios