El #posmesalto del Tuzobús

507
editorial

El próximo martes el Tuzobús cumplirá su primer año de vida. Y, antes que celebrar, valdría la pena ver qué ha fallado, porque 365 días después el sistema de transporte no es rentable y aún es motivo de rechazo de algunos usuarios. Pero no es todo: ayer nos enteramos, a través del secretario de Gobierno Salvador Elguero que 20 por ciento de las y los viajeros diarios no paga el servicio. El funcionario no explica por qué, aunque sí menciona que la mayoría que no paga se concentra en la zona sur de Pachuca, y principalmente en la colonia El Huixmi, donde hubo un movimiento que manifestó su rechazo al sistema de transporte impulsado por el actual gobernador Francisco Olvera Ruiz. Sin tener elementos lo suficientemente claros y comprobables, podríamos aventurarnos a decir que la población de esa zona de la ciudad continúa en abierta resistencia, aunque ya no hace bloqueos en las calles sino manifiesta su inconformidad de otra forma: no pagando por el servicio. Fue como ocurrió en la Ciudad de México cuando el gobierno capitalino decidió aumentar drásticamente la tarifa del sistema de transporte colectivo Metro, al pasar de tres pesos a cinco, lo que provocó un movimiento de resistencia denominado #posmesalto que consistía en saltarse el torniquete para evitar pagar el viaje. El porcentaje de usuarios que decide no pagar por el servicio del Tuzobús no es menor e impacta “directamente” las finanzas del sistema de transporte, según admitió Elguero. Pero además, es importante recordar que el sistema se encuentra subsidiado porque la demanda aún se encuentra en las cifras esperadas. Son 270 mil pesos los que destina el gobierno estatal para subsidiar al sistema de transporte, lo que representa un gasto de 8 millones de pesos mensuales. ¿Llegará a ser rentable algún día el Tuzobús? La pregunta, que parece sencilla, no lo es. De filón. La corrupción somos todos: esa parece ser la filosofía de las y los funcionarios de cualquier nivel de gobierno. Y se ve reflejada también en todos lados: resulta que hasta los policías municipales tienen que lidiar con la entrega de vales para útiles escolares que además de ser productos de mala calidad tienen sobreprecio.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios