El primer día escolar en la era Covid

902

El 20 de marzo, fue el último día que alumnos, docentes y personal de la UAEH realizaron actividades de manera presencial

Pachuca.- El 20 de marzo, fue el último día que alumnos, docentes y personal de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) realizaron actividades de manera presencial; el anuncio unos días antes de la suspensión de estas por la pandemia del coronavirus (Covid-19) suponía una pausa en el semestre enero-junio 2020.

Esa pausa se extendió, las clases se tornaron en sesiones virtuales por plataformas, grupos de Whatsapp y correos electrónicos, los docentes tuvieron que atender a los estudiantes en un contexto muy diferente, con una computadora en lugar de un pizarrón.

El semestre terminó de esa manera el 30 de mayo, las vacaciones de nuevo suponían una esperanza de que la pandemia cediera y llegara agosto con el brío de poder comenzar las clases presenciales.

Es 3 de agosto de 2020, han pasado poco más de 130 días desde aquel 20 de marzo, las clases iniciaron ayer, de manera virtual; la doctora Elvira Carballido se levanta desde temprano, a las 7 horas está lista en su computadora, les manda un mensaje por Whatsapp anunciando que estará al pendiente de la materia.

“Es raro y complicado”, dice la profesora del área académica de ciencias de la comunicación, “yo desde la semana pasada empecé a ver las listas de mis alumnos y avisarles a través de los jefes de grupo que íbamos a estar en contacto.”

Con el curso que tomó por parte de la UAEH, el miedo a usar las plataformas y hacer los materiales fue aplacado; la primer lectura ya ha sido enviada a su grupo de aproximadamente 20 estudiantes.

“Había hecho una presentación, hasta con mi foto para que no se sientan olvidados y tampoco digan ‘no vamos a hacer nada’… también ya les había hecho un video, en mi casa me criticaron porque estuvo muy largo pero yo quería platicarles cómo iba a estar la clase.”

La docente tiene dos materias, taller de redacción e historia de los medios de comunicación, para sexto y primer semestre, respectivamente, ya dio instrucciones de cómo van a ser las entregas de trabajos.

“Trato de ser muy explicativa y muy puntual para que no duden nada, me gustó porque desde las siete me empezaron a contestar ‘buenos días, maestra’, me dio mucho gusto; a las nueve que supuestamente termina mi clase, me sentí contenta, tranquila, porque a pesar de no estar en nuestro espacio natural que es el salón, vamos a tratar de trabajar con este ritmo de estar lejecitos, pero también de estar lo más cerca posible.”

Como en todo inicio, las situaciones y detalles se presentaron, a la doctora Josefina Hernández Téllez le tocó alguno de estos.

“Yo tuve dificultades para que apareciera en la plataforma y pudiera realizar todas las actividades que se requerían en el curso, apenas el jueves por la noche apareció después del retraso de casi tres semanas, me imagino que era cuestión administrativa.”

Tras reuniones de docentes y algunas coincidencias entre colegas, siguieron aquellas vicisitudes con algunos alumnos.

“Creo que es un ajuste importante, desafortunadamente adelantaron el semestre y creo que no fue muy afortunado porque comenzamos en modalidad virtual y hay una serie de situaciones como estas, creo que hubiera sido más conveniente y provechoso iniciar en la fecha del calendario usual para tener estas semanas para ajustar a organizar las materias de manera virtual.”

El optimismo por adaptarse a una modalidad nueva y brindar todo el apoyo y la asesoría a los estudiantes, Hernández Téllez obtuvo una respuesta positiva de parte de su grupo de 22 integrantes, en la materia comunicación y género, con altas expectativas pero también sorteando las circunstancias de la virtualidad.

Como en todo inicio, las situaciones y detalles se hicieron notar

Comentarios