“El rechazo es la constante de la experiencia humana”
Howard Jacobson

En nuestras mentes entendemos que vamos a experimentar el rechazo en nuestras vidas como en la vida de nuestros negocios. Pero cuando ocurre, es un escenario completamente diferente. Sin importar que sea un rechazo pequeño o un gigante tropiezo en el camino, es muy fácil perderse en la abrumadora sensación de pérdida. Un rechazo puede fácilmente llevarte a días de improductividad.

Si estás tomando acciones para lograr tus metas, experimentarás constantemente el rechazo. Si no lo estás haciendo, tienes que preguntarte si estás dando pasos suficientemente grandes. El crecimiento ocurre cuando sales de tu zona de confort para lograr las cosas que te atemorizan. En ese lugar, el rechazo es posible. Pero no temas, se puede lidiar con eso.

Primero que nada debes recordar que eres humano. Puedes tratar de encerrar todos esos sentimientos y emociones dentro de ti, pero en algún punto explotarás. Probablemente de una manera tal que te arrepentirás. Por eso es mejor dejar salir tu humanidad; reconoce lo que hay dentro de tu mente. Háblalo con un amigo o con otros empresarios. El punto es reconocerlo para resolver el problema.

Y es que nuestras mentes etiquetan el rechazo como algo “malo”, pero ese no siempre es el caso en la vida real. La vida siempre será la más grande maestra. El rechazo nos ofrece la oportunidad de asegurarnos que lo que hacemos es correcto para nosotros. Evalúa el rechazo. ¿Por qué ocurrió? Si necesitas más experiencia, consíguela. Si es un aviso que te dice que lo que persigues no es lo mejor para ti, hazle caso. Lo que ocurra después de ti es tu elección, pero yo voto por aprender y volver más fuerte.

Los siguientes pasos después de un rechazo tienen que ser estratégicos y tácticos. Examina lo que otros han hecho para sobreponerse y aprende de ellos. Planea qué hacer.

Se requiere de mucho para construir una empresa. Habrá muchas veces en las que simplemente tus ánimos han desaparecido. Necesitarás estar inspirado y motivado para seguir adelante cuando sientas que todo lo que estás haciendo no está saliendo bien. Hay un cambio de mentalidad que puede darte el estímulo que necesitas consistentemente para estar motivado: usa cada rechazo como fuego para iluminarte y estar más motivado.

Cada experiencia en la vida ofrece una lección. Esas lecciones nos ayudan a volvernos una mejor versión de nosotros mismos. Cambia la forma en la que ves al rechazo. Vuélvete más determinado a lograr cada meta que te has propuesto. Usa el rechazo como tu motivación para seguir trabajando. Al final del día, hacer el trabajo consistentemente es lo que construye tu negocio y logra tus metas –no son las emociones ni sentimientos–.

Experimentar el rechazo no tiene que ser el final de la historia. Cambia tu historia y podrás cambiar tu vida. Tienes una elección por hacer y nunca deberías escoger nada que te quite tu poder. Ve el rechazo como una lección y vuélvete táctico acerca de lo que harás después. Esa es tu vida y solo cuentas con una. Haz cada experiencia y decisión que valga la pena.

Comentarios