Una vez más tengo la oportunidad de escribir en esta columna “Ciclismo es pasión”. Quiero agradecer a todas esas personas que, de una u otra forma, siempre están al tanto de este bello deporte que a muchos nos apasiona: ciclismo.

En esta ocasión empezaremos hablando de la edición 102 del Giro de Italia, una de las tres grandes competencias, junto al Tour de Francia y la Vuelta de España, más prestigiosas en las pruebas de ruta por etapas.

En estos momentos se está llevando a cabo el Giro Rosado y todo el mundo ciclista se encuentra hablando de esta competencia; a continuación haremos un breve resumen de este gran e importante evento, la primera etapa se corrió el 13 de mayo de 1909 apoyada por el periódico La Gazzetta dello Sport.

En aquella ocasión, solo 49 de los 127 ciclistas que tomaron la salida pudieron terminar la justa, el ganador fue Luigi Ganna. Pero, ¿por qué la expectativa del pueblo mexicano en esa justa? Hace años estuvo un competidor mexicano que demostró su gran poderío de escalador proclamándose el Rey de la Montaña, estamos hablando de Julio Alberto Pérez Cuapio, poniendo en alto el nombre de nuestro país entre los mejores pedalistas de esa época.

También han pisado el suelo italiano grandes ciclistas, como lo fue el primer ciclista profesional mexicano Marco Antonio López; al igual, corriendo en Italia como profesionales: Rafael González el Marroquino, Felipe Enríquez y el hidalguense Martín Esparza, el olímpico Moisés Aldape, Miguel Meza, los gemelos Galdino Cheris, etcétera, y fue precisamente en Italia donde nació el Gran Padre del Ciclismo Mexicano, don Giacinto Bennotto, quien apoyara por muchos años a nuestro ciclismo, hoy dolido de empresas que quieran aportar patrocinio a ciclistas aztecas.

Talento hay: Eder Freyre, Ulises Castillo, Luis Álvarez, Luis Villalobos, Eduardo Corte, Efrén Santos, Enrique Garibay, etcétera. La lista es muy larga y no terminaría de escribir del talento mexicano. En Hidalgo, específicamente, existen ciclistas que proyectan un gran futuro: Fernanda Maqueda, Francisco Lara, Fernando Islas, Manuel Hernández Jr, Moisés Cabañas, etcétera.

Ojalá que el gobierno del estado de Hidalgo, a través del Instituto Hidalguense del Deporte (Inhide), apoye a estos jóvenes baluartes y que muy pronto veamos a un hidalguense en cualquiera de estas grandes pruebas, pero en especial le tengo cierto aprecio al Giro, ya que como lo comenté, es el país donde más ciclistas mexicanos han participado como profesionales, ese país nos ha abierto las puertas para la proyección de nuestros deportistas –a excepción de Estados Unidos, donde por razones obvias hay ciclistas mexicanos corriendo–. Por lo pronto, próximamente nuestros ciclistas hidalguenses estarán participando en la competencia más importante de nuestro país para jóvenes: la Olimpiada Nacional. Pero eso ya será tema de nuestra próxima columna, donde podamos decirles una vez más… “Ciclismo es pasión”.

Comentarios