De visita en Pachuca, Jesús Robles Maloof, titular de la unidad de operación regional y contraloría social de la Secretaría de la Función Pública (SFP) informó que el sistema de alertadores internos y externos de la corrupción de esa dependencia detectó 40 alertas en Hidalgo relacionadas con servidores públicos que muerden el dinero que reciben beneficiarios de programas federales en la Sierra y en la Huasteca. Las mordidas o moches se tasan en 20 por ciento de los recursos que reciben 40 personas en esas regiones, principalmente adultos mayores pensionados y personas con discapacidad. Robles Maloof, quien también es un conocido activista de los derechos humanos, hizo esa revelación durante el taller de creación de la propuesta de ley de testigos protegidos denunciantes de actos de corrupción, que pretende salvaguardar a quienes tengan el valor de denunciar precisamente casos como el que hoy nos ocupa en esta editorial. Es primordial que este gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador sea consecuente con su bandera de lucha, porque no solo fue el resorte que impulsó su campaña a la presidencia de la República, sino porque ese tema es pilar dentro de su programa de gobierno. El hecho de que se divulguen ese tipo de tranzas por parte de servidores públicos que trabajan para la 4T paradójicamente habla bien del movimiento, porque quiere decir que sí se forman anticuerpos que permiten detectar casos de corrupción antes de que concluya la actual administración. Al final de eso se trata: de que el gobierno que sostiene que el principal problema del país es la corrupción detecte en sus propias filas casos como el multicitado. Lo importante es no simular y detener a quienes sin ningún escrúpulo roban a quienes están más desprotegidos. De filón. Ayer ocurrió otro terrible accidente en la México-Pachuca. Después de que fue bloqueada por transportistas, fue registrado el choque de una unidad de transporte público que dejó como saldo 10 personas lesionadas. Se trata de un punto, San Juan Ixhuatepec, en donde las autoridades tanto federales como estatales deben poner atención, pues son constantes los accidentes, muchos de ellos fatales. Y más con el aumento de tráfico que se viene en el futuro mediato, cuando funcione el aeropuerto Felipe Ángeles.

Comentarios