En los últimos 15 años, el robo de vehículos se ha convertido en un negocio ilícito altamente redituable, al grado que la UNDOC (United Nations Office on Drugs and Crime) lo ubica en el noveno lugar de la economía ilegal más redituable del mundo.

Los vehículos más robados mundialmente son los más comerciales, como: Toyota, Volkswagen, Ford, Renault, Mitsubishi, Isusu, pero también se dan con el criterio de calidad (los más caros) como Mercedes y BMW, Lexus.

En México, el incremento del robo de vehículos se dio a partir de la desaparición del registro federal de automóviles, en enero de 1981, más tarde se pretendió regular el registro de automóviles con la creación del Renave, pero tristemente despareció por el nombramiento de su extitular Ricardo Miguel Caballo, un supuesto genocida; tiempo después surgió el Repuve, mediante el cual se proyectó brindar más seguridad a todos los actos que se realizan en la compra-venta de vehículos en México, pero ni así se ha detenido el incremento del robo de autos.

¿Porque se roban los vehículos?

Tener un vehículo, hoy es una necesidad, por lo tanto, un carro robado se puede vender o entregar por encargo. A la célula que se lo roba le pagan de 5 a 7 mil pesos; la célula de traslado gana de 2 a 3 mil pesos, algunos llegan alquilarse por familia y quienes remarcan obtienen otro tanto. De ahí se inicia la comercialización o la entrega por encargo de los vehículos.

Con esa forma de operar se pretende que los integrantes de las distintas células nunca se conozcan.

Los desmantelan o deshuesan y así los venden por partes, obteniendo hasta el doble de dinero de lo que cuesta en el mercado.

Para cometer otros delitos como el robo de huachicol, narcolevantones, secuestros, robos a negocios, homicidios, en fin, una diversidad de delitos que se perpetran con los vehículos robados.

Y la comercialización internacional por parte de la delincuencia organizada.

Cifras en México

A partir de 2007 se incrementó gradualmente el robo de autos, siendo 2011 el año donde se llegó a denunciar hasta 629 robos diariamente; a partir de entonces, disminuyeron a 431 en 2015; pero en 2016 reinició su ascenso llegando a 445.

6 denuncias diarias; en 2017 se declararon 577 robos por día, el robo con violencia fue el que prevaleció. En 2018 se llegó a 578 y lo más recurrente fue el robo sin violencia.

Los más robados

NP300 Pick up, Tsuru y Versa de Nissan; Aveo Chevrolet; Camiones Kenworth; Vento y Jetta clásico de VW. En camionetas son las Ford. Los colores más demandados son el blanco, gris y negro. Por la noche se roban más los vehículos estacionados en la calle. Por la mañana hasta antes de las 15 horas lo hacen con violencia.

Modus operandi

El robo sin violencia se da en los vehículos con menos dispositivos de seguridad, los delincuentes utilizan ganzúas, ventosas, controles electrónicos o escáneres para abrirlos y robarlos. Algunos amarran botes a la parte posterior del carro; cuando la víctima arranca su vehículo y se desplaza, escucha un ruido raro, se detiene, se baja, dejándolo encendido y con la puerta abierta, dirigiéndose a la parte trasera donde se escuchó el ruido, es ahí cuando el delincuente rápidamente se sube al vehículo y se lo lleva.

Le pueden poner una botella pet entre la llanta y la salpicadera; al arrancar el vehículo, se escucha un sonido muy raro. Por tanto, se baja la víctima a ver, dejándolo encendido y con la puerta abierta; aparece entonces el delincuente, se sube rápidamente al auto y se lo lleva. Incluso pueden pegarle un papel bond al medallón del coche, al subirse la víctima y encenderlo, se percata que hay algo en el medallón, se baja a desprender el papel, dejando la puerta abierta, el carro encendido; en ese momento el delincuente se sube rápidamente al vehículo y se lo lleva.

El robo con violencia se da cuando la víctima es amagada por el delincuente al tratar de subirse o bajarse.

Desinflar una o dos llantas; al cambiarlas, el delincuente ayuda a la víctima, se gana la confianza y entonces le quita el auto. Poner poncha llantas en el interior de la fruta y tirarlas en la calle es otra forma, así el vehículo pasa sobre la fruta, se poncha la llanta, la víctima se baja a cambiarla, llega el delincuente y le quita su auto. Últimamente regresó el esquema de golpear con un vehículo el carro de la víctima, esta se baja a reclamar y precisamente lo controlan para quitarle el vehículo.

Otra forma, los delincuentes citan a la víctima a las 17 o 18 horas con dinero en efectivo para supuestamente apartarlo (30 a 50 mil pesos) mientras revisa el vehículo por adquirir, aparecen de dos a tres delincuentes quienes les quitan el dinero.

Aventar huevos al parabrisas del vehículo en circulación es otra forma, obligando a la víctima a pararse, entonces el delincuente amaga y le quita su auto. También están utilizando monedas dejándolas en la chapa de la puerta del copiloto, para que una vez que la víctima abra y se suba a su auto, no se accionen los seguros, así en cualquier alto, abran la puerta y le quiten el vehículo… en fin, existen muchas otras formas de delinquir, por lo que siempre hay que estar atento, observar alrededor cuando llegamos o vamos a salir. Las amenazas siempre estarán presentes, pero observando podremos identificarlas.

Fuente de consulta: UNDOC, OCRA, SESNSP.

[email protected]

Comentarios