La regresión despótica está tomando el café en nuestra sala. El autoritarismo ñoño afila sus dientes en momentos en que se necesita diálogo, en lugar de amenazas y represión sañuda que, según sabe el glosario popular, ladra pero no muerde. Pura bravata de los desesperados, de los inconscientes en el poder.
Ante la convicción de que una respuesta sensata al desgobierno y a la depredación del salvajismo burocrático es la declaración fiscal en ceros —cual iniciativa empresarial por las afectaciones que dizque les ha causado la disidencia magisterial—, responden diciendo que la solución es la cárcel. Olvidan, a propósito, los favores tributarios que han concedido discrecionalmente a sus favorecedores y protegidos, con sobornos de por medio.
Los fruncionarios del SAT, escuderos del virrey Vi(rey)garay, aterrados en un callejón sin salida, creen que ese es el mecanismo idóneo para incubar su huevo de serpiente. Para construir al nuevo líder, al déspota que solo augura peores tiempos de desesperanza y enfrentamientos con los necesitados de gobierno.
No admiten una sola voz en defensa de la sociedad embravecida. El credo autoritario se apoya en el dicterio obtuso y mentiroso. Exigen acatar la ley, cuando ellos han sido los primeros en ejercer sus métodos impopulares, su autocracia sin sentido, su insaciable voracidad sobre todo lo que puedan “levantarse” a los bolsillos y a las abultadas cuentas en el extranjero.

Represión contra la protesta; cárcel contra la inconformidad

Si alguien protesta, garrote. Si alguien manifiesta su inconformidad ante tanto desatino, ante la crueldad sin miramientos, cárcel. Si otro escribe sobre los reclamos populares, eliminación física, asesinato a mansalva. Si se atreven a descubrir su complicidad con la delincuencia, se envuelven en engañosas banderas y reprimen sin piedad.
Al fin y al cabo, antes lo han matado de hambre. Lo han extinguido por la vía del desempleo, de su incapacidad para generar medidas sanas de mercado interno. Lo han avasallado excluyéndolo del círculo de sus protegidos fiscales, comerciales, de ofertas de servicio, castigando su falta de a$tucia para saber llegarle al precio de sus moche$.

Practican el crimen perfecto:
matarnos de hambre

Es mundialmente conocida la parábola del demógrafo brasileño Josué de Castro. Al preguntar qué llevan los hombres en su fardo, ellos le contestaron: llevamos un cadáver. “¿Lo mataron o murió de muerte natural?”, preguntó el estudioso.
“No fue un cuchillo, ni una bala, ha sido un crimen mucho más perfecto, un crimen que no deja huella alguna”.
Repreguntó el demógrafo: “Entonces ¿cómo lo han matado?”
Y ellos respondieron con calma: “A este hombre lo ha matado el hambre, hermano”.
La dizque reforma “educativa”
propició la represión

El neoliberalismo, el capitalismo, la degradación moral y el mercantilismo rampante han destruido la economía nacional. La ambición del enriquecimiento a cualquier costo, han erosionado el acercamiento, la posibilidad de gobierno, la suprema razón del diálogo, como el único camino hacia la convivencia honesta y civilizada.
Usted y este humilde escribidor hemos comentado en repetidas ocasiones que el empecinamiento iracundo de ejecutar una reforma “educativa”, que nunca existió, cuyos supuestos fundamentos han desconocido incluso tribunales federales, enloqueció a los ñoños en el poder para masacrar a los inconformes.
Ese y no otro fue el inicio de una escalada de represión salvaje, montada para cubrir las nefastas aspiraciones presidenciales de el Niño ñoño Nuño, dizque secretario de Educación Pública, a través de la aplicación de la ley de la selva.
Ellos, los dizque gobernantes, montaron todo el espectáculo del bloqueo de víveres en las carreteras del sureste mexicano para obtener un pretexto demencial y asesinar poblaciones indefensas. Cancelaron por principio obtuso toda posibilidad de entendimiento.
La ignorante consigna: sí al diálogo, pero no para debatir la reforma educativa, fue la chispa que provocó el incendio. Incluso, produjeron una rebelión en su propia granja, cuando arremetieron contra los miembros del círculo íntimo que criticaron al aterrado Nuño. La banda debía ser para el inconsulto e incompetente Oso…rio Chong, no para el escondido Nuño.

Los textoservidores atizaron el encono social

Cuando se descubrió que las dichosas evaluaciones magisteriales solo eran pretexto para recortar la nómina educativa y entregar en charola de plata los servicios públicos educativos a la iniciativa privada televisiva, pretendieron salvar la cara presentando el papasal de notas a destiempo que ya había costado la cabeza al perfumadito Chuayffet.
Pero ya era demasiado tarde. El daño había sido hecho. El encono lo había atizado su retrechera posición, apoyada por todos los loros televisivos, radiofónicos y cagatintas de la prensa ofrecida al mejor postor, al dueño absoluto del circulante monetario.

El publicano Aristóteles Núñez declara falsedades

El sector privado, o al menos el que siente perjudicado por esas actitudes gubernamentales de apatía, abulia y molicie, respondió como debe hacer cualquier segmento de la sociedad que ve erosionados sus intereses. Pero los famosos bloqueos magnificados por los medios y textoservidores no son la única razón.
Se desvía la atención del respetable, con el retintín de que “las empresas no han logrado‎ los clientes y los consumidores, turistas y visitantes que les permitan tener actividad económica”, afirma el paniaguado Aristóteles Sandoval, empleado y vocero de Vi(rey)egaray-Meade.
Extraen de la remota antigüedad publicana una voz regresiva y autoritaria que aprovecha el horario Triple A para espetar con impudicia: “El SAT no puede renunciar a la facultad de cobrar los créditos fiscales, porque (óigase bien) hay un bien común atrás de toda esta tarea de recaudar impuestos… que es proporcionarle servicios y atender las necesidades sociales de toda la sociedad mexicana… su actitud tendrá graves consecuencias jurídicas…” Hacer declaraciones falseadas amerita la cárcel, remata Sandoval. Pero, por su parte, ¿cuántos años de cárcel habrá acumulado el responsable del SAT?
Sin morderse la lengua, soltando absolutos exabruptos, el neopublicano parece olvidar que en cuatro años la tolucopachucracia ha desatendido las necesidades sociales, no ha dejado una sola huella de quehacer gubernamental, ha eximido a empresitas de tercer talón de sus‎ obligaciones fiscales.

Fracasada, la tolucopachucracia busca chivos expiatorios

El fondo de este asunto es, sin duda, el fracaso rotundo de los tolucos y pachuquitas. Un desmadre burocrático que preocupa a los bancos extranjeros, quienes prevén menos de 2 por ciento proverbial del crecimiento del PIB para este y el siguiente año.
La tolucopachucracia busca chivos expiatorios por‎ todos lados. El único que sabe dónde están los verdaderos causantes de la miseria es el pueblo.
¿No cree usted?
Índice Flamígero: El jueves anterior usted leyó aquí que “… tras el desastroso y gangsteril paso de César Duarte, el góber ratero, perdón, el góber banquero, los ciudadanos de la entidad más grande del país deben a bancos privados —principalmente a los de las familias Hank González y Vázquez Raña— 50 mil millones de nuestros devaluaditos pesos. En un sexenio, el otro Duarte contrató empréstitos por 38 mil millones más”. Pues bien, muy gentilmente me aclara, vía telefónica, el presidente de Grupo Financiero Multiva —de la familia Vázquez Raña y Vázquez Aldir— don Javier Valadez que esa institución tiene contratados financiamientos por menos de 3 por ciento del total de la deuda pública chihuahuense. Servido. +++ No son pocos quienes se preguntan si Fausto Lugo, secretario de Protección Civil del gobierno de la Ciudad de México, sabe que trabaja para el gobierno de Miguel Ángel Mancera. La interrogante no es ociosa, dado que ha brindado pruebas de ser más que afín a Morena y, muy en especial, a Claudia Sheinbaum, jefa delegacional en Tlalpan, pues presume que ella será la sucesora de su actual jefe. Está futureando y tratando de acomodarse, pues. +++ Bajo el título “Las Torres de la Democracia”, don Alfredo Álvarez Barrón comenta: “De acuerdo a lo expresado por el vocero del INE, con las faraónicas Torres de la Democracia también se inaugurará una nueva era en la administración de los recursos humanos, pues según sus propias palabras ‘habrá áreas verdes para contribuir al medio ambiente de la zona y áreas deportivas que provoquen la pausa activa, como un concepto novedoso de administración de recursos humanos que contribuyan a menores niveles de estrés’. Esto suena muy bien, pero sería más interesante saber a qué dedican su tiempo los altos funcionarios del INE cuando no hay elecciones en ningún estado de la República; si la total inactividad también les provoca estrés, en lugar de espacios deportivos lo que realmente necesitan es una visita al siquiatra, tal como sugirió hace algunos meses, involuntariamente por cierto, el honorable consejero presidente…”. Y el Poeta del Nopal nos regala, al respecto, su infaltable epigrama: “En conferencia, muy majo, / desglosa el enorme gasto / mientras se declara exhausto / por la carga de trabajo; / es necesario, carajo, / cuidar el recurso humano, / pues un ambiente más sano / es el mejor atenuante, / resulta muy estresante / ¡nomás estirar la mano!

www.indicepolitico.com
[email protected]
@pacorodriguez

No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorDiego Alonso: no somos invencibles
Artículo siguienteNo tire aquí sus brujerías
Columnista político desde 1977. Comentarista radiofónico y de televisión. Publica su columna “Índice político” en 47 medios de comunicación de la República mexicana y tres de Estados Unidos. Apunta con el Índice, pero también propone.