No creí escribir mi opinión al respecto pero, como estamos iniciando el último mes del año y justamente es mi última colaboración este año, decidí optar por el ¿por qué no?
Para empezar, quiero compartirles que inicié mi camino en el mundo del emprendimiento a los 20 años, hace ya unos ocho años. Durante ese tiempo he aprendido, he conocido muchos emprendedores y he asistido a muchísimas exposiciones, eventos y demás sobre el ecosistema emprendedor en la ciudad de Pachuca, así como del estado de Hidalgo. Y con estos años encima me siento cómodo exponiendo mis puntos de vista e impresiones sobre el ecosistema emprendedor de Pachuca.

Al principio, me sentía maravillado por el deseo de otros emprendedores por buscar unir a las diversas partes del ecosistema para ayudarnos entre todos. Me asombraban los eventos que realizaban, el conocer a los numerosos emprendedores de todos los ramos y tamaños. Siempre fue y es una experiencia gratificante.

El problema de eso surge cuando todo tiende a volverse repetitivo: ves a las mismas personas, se hacen las mismas dinámicas, los mismos tratos, las mismas organizaciones. Y no es culpa de los organizadores, de verdad que no. Pero esa situación daña la misión de cada emprendedor que quiere ayudar.

“Es que son los mismos de siempre”, “no hay nada nuevo”. Son las cosas que muchos me han dicho, esperando que algo cambie, pero que simplemente siempre se repite y repite. El ecosistema emprendedor es grande pero toda esa insatisfacción que tienen algunos miembros se debe a que el ecosistema no está realmente unido. ¿Qué quiero decir?

El ecosistema pachuqueño es una serie de organizaciones, instituciones y grupos privados que fomentan el emprendimiento y el crecimiento del mismo dentro de la ciudad; con la penosa realidad de que se encuentran divididos por sus propios intereses. Si llevas tiempo involucrado en el ecosistema emprendedor y si has observado con atención a los detalles te darás cuenta de lo que estoy diciendo. Los grupos en los que se divide el ecosistema emprendedor de Pachuca tienden a no ser inclusivos con los otros. Todos tratan de llevarse bien, pero si perteneces a tal grupo rara vez interactuaras con los de otro grupo. Y tampoco es que esté mal ese tipo de sociedades o clubes, o como quieras llamarlos, se formen pero, es iluso creer que cada grupo trabaja para todos; solo trabajan para los intereses y beneficios de sus miembros, esa es la realidad. Hay algunos que cobran para pertenecer, otros no. Pero todos sufren de la carencia de visión en el sentido de comunidad e unión.

Lo que hay es un ecosistema fracturado que, aunque sus partes realizan actividades y labores extraordinarias para el crecimiento del mismo, no cumple con las verdaderas demandas de los emprendedores de esta ciudad.

Sin embargo, hay intentos de unificar ese ecosistema a través de las instituciones públicas. Es cuestión de trabajar para hacer un lado a los egos de los altos miembros de esos grupos para realmente poder crear un ecosistema con sentido de comunidad. Es una tarea difícil, pero en el momento que podamos crear un ecosistema que se sostenga y mejore a todos los emprendedores, ese día Pachuca se convertirá en una ciudad de ideas, innovación y desarrollo empresarial.

@crisramirezes

Comentarios