El sexismo en las noticias es violencia política. Proceso electoral 2018 (htps://cimacnoticias.com.mx/sites/default/files/Observatorio_Final.

pdf) es el informe que la agencia de noticias CIMAC (Comunicación e Información de la Mujer AC) presentó del trabajo de recabación y análisis durante el proceso electoral del año pasado en cuatro estados: Chiapas, Ciudad de México, Hidalgo y Nuevo León, y cuya conclusión la resume el mismo título: persiste el sexismo pese a la paridad y el discurso sobre el lugar y respeto de los derechos humanos de las mujeres en los medios y en diferentes ámbitos.

Este observatorio de CIMAC es el quinto que realiza y el año pasado lo dedicó al tema de la participación política, con el objetivo de determinar si ante las nuevas disposiciones legales y la diferencia numérica en las cuotas en los congresos hay realmente una transformación, no nada más a partir de la cobertura periodística y su lenguaje informativo, sino también desde las declaraciones y acciones que suponen una contienda electoral.

El resultado en los cuatro estados fue revelador y apabullante a la creencia de que avanzamos: “Los medios replicaron los comentarios sexistas de los integrantes de los partidos políticos y reportaron los casos de violencia contra las candidatas, alejados de su actuación política”.

“La narrativa mediática desvinculó la regla de paridad de la presencia de las mujeres. Esto colocó la mayor presencia de candidatas como un hecho aislado y no como resultado de la conquista de los derechos políticos de las mujeres.

“Los observatorios de medios, específicamente a los procesos electorales en México (2009-2018), evidencian que los medios de comunicación no han dado cuenta de la evolución de las cuotas hacia la paridad.”

La violencia política contra las mujeres por su aspiración a contender por el poder político fue común, el sexismo no solo se plasmó en la contienda entre aspirantes, sino que prevaleció en los medios, a través de sus reporteros y responsables editoriales, los encabezados lo revelaron pero también la omisión invisibilizó a las candidatas y los lugares estereotipados prevalecieron, así como la cosificación y la victimización. Datos que constituyen un termómetro exacto sobre la resistencia cultural y la persistencia de mentalidades retrógradas a la incorporación y respeto del derecho de la participación política de las mujeres.

Este hecho se agregó a que la información sobre la paridad se transmitió como “un problema para la vida electoral”. En este escenario se violaron los derechos básicos mínimos políticos de las mujeres.

En el caso concreto de nuestro estado, Hidalgo, la revelación y confirmación es que “las tendencias partidistas son tajantes en los medios estatales, sujetos a la publicidad oficial y con tendencias favorables a los gobiernos en turno. Para muestra de los medios de comunicación de Hidalgo: prevalecen de manera abierta y sin pudor los intereses políticos de un estado priista que no había tenido alternancia política en su historia hasta estas elecciones, después de las cuales el Congreso local por primera vez tendrá mayoría de un partido que no es el del gobernador en turno, el Partido Revolucionario Institucional (PRI). El partido Morena ganó 18 diputaciones de 30 en el Congreso del estado, siete diputaciones federales y la senaduría federal. Un hecho sin precedentes que influirá no solo en la política y las políticas en diversos ámbitos, sino también en la forma y fondo de las coberturas informativas. En el monitoreo de las próximas elecciones, este triunfo de un partido de oposición hará y marcará la diferencia en la tarea de informar”.

El sexismo en las noticias es recurrente y común a la sociedad y a los diferentes estados, esto, sin duda, abate derechos ganados y viola leyes y decretos firmados a nivel nacional con organismos internacionales sobre garantías de las mujeres en los ámbitos de la vida pública del país y de sus derechos como audiencias, pues reproduce valores contrarios.

El documento evaluativo de CIMAC en materia de medios se vuelve un referente comparativo y confirmatorio de que a la igualdad le falta mucho trecho y, pese a las acciones positivas, las mentalidades son difíciles de superar, así como las prácticas patriarcales que se niegan a morir.

El análisis de este observatorio estuvo a cargo de Cirenia Celestino Ortega y la investigación y recopilación de datos fue realizada por Valeria Valencia Salinas y Alejandra Gabriela Montoya Sánchez (Chiapas), Cirenia Celestino Ortega y Frida Montes de Oca Pichardo (Ciudad de México), Josefina Hernández Téllez, Sandra Elizabeth Domínguez Durán y María Telma Rivas Monsalvo (Hidalgo), y Daniela Mendoza Luna, Ivonne Valdés Garay, Kelly Yohana Molina Bustos y Paola Carolina Pérez Granados (Nuevo León).

Comentarios

Artículo anteriorAMLO le cambia a México hasta el modito de andar
Artículo siguienteResponde Trump a senadores con “¡Veto!”
Avatar
Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.