El sueño de viajar a Brasil

1101
uaeh

FRANCISCO LÓPEZ JIMÉNEZ
Área académica de ingeniería civil

Todo comienza cuando tu carta de aceptación está lista, tu mente intenta desesperadamente crear expectativas de lo que vas a vivir, empiezas a pensar en lo que tienes que preparar para el viaje, lo que te cabe en la maleta y lo que va a estar dentro del peso que tienes permitido llevar, preguntas a compañeros que ya se fueron de intercambio, te dan muchos consejos, empiezas a planear muchas cosas, pero en realidad todas esas expectativas y esos planes que creas no pasan más del momento que te encontrarás en el aeropuerto con tus maletas y frente a tu familia esperando el momento de la partida, con ese sentimiento que se combina entre emoción, tristeza y adrenalina (juro que esa despedida ha sido el momento más largo en que abracé a mi familia y fueron los abrazos más placenteros que he vivido), al final sabrás que ese es el momento en que tu aventura comienza y no tienes seguridad de nada de lo que va a pasar, en realidad de lo único que estás seguro es de que si te preguntan cómo te llamas vas a saber que responder porque de ahí en fuera no sabes nada más y empieza el momento de aprender.

Aprenderás que las calles son diferentes, el modo en que las personas manejan no es igual al que tú estás acostumbrado; que comen, bailan, hablan y viven completamente diferente, pero son esas pequeñas cosas que empezarás a comparar y no puedes evitarlo porque todo es nuevo para ti.
Dentro de mi experiencia, les puedo decir que me encontré a personas maravillosas que me ayudaron siempre que no sabía a dónde ir, cuando no sabía qué pedir de comer, cómo llegar a una dirección, cómo pagar, dónde encuentras las cosas más baratas y cómo usar el transporte; personas maravillosas, que inclusive una vez, el conductor del Uber camino a Río de Janeiro terminó invitándonos a mi amiga y a mí nuestro primer salgado y un café expreso porque teníamos tanto tiempo viajando y habíamos perdido el autobús, y así como esa mini historia, podría contar muchísimas más.

Para finalizar, solo puedo decir que realizar una movilidad te cambia la vida, porque aprendes a conocerte a ti mismo en los momentos de soledad y a disfrutar cuando estás acompañado, aprendes a hablar otro idioma, escuchar otro tipo de música, valoras 10 veces más a tu familia, amigos y cultura, lo que más te gusta de tu país y no lo sabías; disfrutas tanto que cuando la hora de regresar llega te das cuenta que el tiempo se pasó volando, como estabas ocupado aprovechando cada instante no viste el tiempo pasar y ya estás de regreso abrazando a tu familia, contándoles tus historias de todo lo que viviste y, claro, entregándoles uno que otro regalo que compraste.

Realizar una movilidad te cambia la vida, porque aprendes a conocerte a ti mismo en los momentos de soledad… valoras 10 veces más a tu familia, amigos y cultura, lo que más te gusta de tu país y no lo sabías”

Comentarios