El teatro en tiempos del covid 19

424
covid 19

“Dejar de mirar nuestra vida como una mercancía y no ser esclavos de la inmediatez” Daniel Montiel Curador escénico, director y fundador de la compañía Ciriatto Art Collective Daniel Montiel, que es egresado de la carrera de arte dramático de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y máster en práctica escénica y cultura visual por la Universidad de Castilla La Mancha, Madrid, España, tiene la mente inquieta, pero te escucha en silencio para luego contestar con inteligencia y generosidad. En esta entrevista, comparte un poco de su espíritu resiliente al creer y generar posibilidades frente a escenarios adversos.

¿Cómo definirías a Ciriatto como compañía? “Movilizar, agenciar, detonar, contaminar, enunciar, urgencia, ‘con-poner’ son palabras que habitan en el ADN de nuestros proyectos. Nos gusta pensar que esas palabras se vuelven afectos y movilizan el pensamiento. Entendemos a Ciriatto como un lugar que propicia acción y pensamiento, un lugar desde donde inventar y rediseñar enunciaciones. Antonio Negri habla sobre el poder constituyente como el lugar para ‘construir relaciones, redes e instituciones a partir de una experimentación política afectiva, corpórea y cognitiva de igualdad’, desde esta ubicación del pensamiento nos adherimos y es desde los derechos, la diversidad y la igualdad desde donde nos movilizamos. Entendemos participación como gestionar, solucionar, proponer y crear.

” ¿En qué andabas antes de que esta pandemia cayera como un piano sobre nuestras cabezas? Antes de la contingencia estaba laborando como coordinador de talleres artísticos de la Universidad Iberoamericana; aún continúo con ese cargo, pero desde la distancia. También estaba desarrollando dos proyectos que han quedado en descanso; uno es la tercera emisión del Festival Internacional de Circo en Hidalgo, el cual se tuvo que posponer para el siguiente año; el otro proyecto es ‘Todo para el barrio’, un proyecto de intervención comunitaria que busca reactivar un espacio urbano de la CDMX”.

¿Cómo lo estás resolviendo ahora? “La Ibero, como otras universidades dentro del país, implementó cursos y actividades en línea. En el área que coordino propusimos tomar las redes sociales y los medios virtuales para llevar los talleres ahí, generando enlaces con la comunidad; descolocando la práctica educativa y artística en otros canales de interacción. En el caso de los proyectos que estaba desarrollando desde Ciriatto Art, este tiempo me ha dado oportunidad de repensarlos, de seguir proyectando y proponiendo.

” Se dice que el mundo y la configuración que teníamos de “normalidad” hasta el momento cambiará después de todo esto. ¿Dónde y en qué crees que se verá el cambio? “Se ha puesto en tela de juicio nuestra escala de valores, hemos descentralizado lo que creíamos pertinente e indispensable como sociedad y volteamos a ver elementos que se habían descuidado. El progreso humano ya no se encontrará en el consumo y la oferta. Ya no esconderemos todo lo que creemos que no funciona.

” ¿En qué te gustaría ver este cambio? “En que todos miremos al sector salud, a la educación y al arte con la importancia debida. Que nuestras relaciones interpersonales se vuelvan más cercanas, podernos mirar a los ojos; haciendo a un lado la segregación y la fragmentación. Dejar de mirar nuestra vida como una mercancía y no ser esclavos de la inmediatez, cambiar el parecer por el ser.

” ¿Qué opinas de la educación en esos tiempos? ¿Hubo algún maestro que marcó tu formación? ¿Por qué? “En cualquier proceso se necesita compromiso, un compromiso que tienes hacia ti. La educación que tuve me hizo consciente de eso. Tres maestros han marcado mi camino: Ileana Diéguez, Luis Villanueva y Roger Bernat. Ellos y ella me han permitido pensar ‘fuera de la caja’ e imaginar que otras escenas son posibles.

” ¿Cuáles son los mayores retos que los creadores escénicos, especialmente los hidalguenses, están atravesando en tiempos del coronavirus? “En el campo laboral, donde muchos de sus proyectos o presentaciones se han visto con la necesidad de ser pospuestos o, peor aún, cancelados, perdiendo ingresos importantes. Esta crisis devela lo que ya sabíamos, la precariedad laboral, la violación de derechos y la falta de políticas culturales. Por otro lado pienso que este momento coyuntural resulta una oportunidad para repensarnos como red, activar otros mecanismos que nos permitan reconocernos como agentes creativos.

” ¿Qué opinas de las propuestas virtuales para acortar las distancias entre artistas y público? ¿Es posible “estar a la distancia”? “El arte debe de ir un paso adelante para conectar con la diversidad de públicos y poder relacionarse con los retos que surgen en el tiempo actual, con un pensamiento fuera de los límites. Es posible ya que proyectamos el deseo de estar juntos, y, en medida de eso, nos conectamos con los otros.

” ¿Qué era imprescindible o muy importante en tu vida y que por contingencia ya no lo es? “Creo que todo se volvió imprescindible y todo se volvió indispensable. Todo se cuestiona.

” En unos años, ¿qué melodía o canción te recordaría este aquí y ahora? “Le petit bal perdu” de Bourvil.

¿Para qué quisieras escuchar una tercera llamada? “Me interesan los proyectos que movilizan el pensamiento, aquellos que te confrontan y te descolocan. Por esos proyectos apuesto.”

Comentarios