Una de las obras emblemáticas del gobierno de la 4T es sin duda alguna el proyecto del Tren Maya. Las opiniones sobre la magna obra de la administración actual se han concentrado en los aspectos ambientales que sin duda son importantes, pero se ha dejado de lado el otro factor que impactará definitivamente al espectacular proyecto: la disputa a la que ingresará el Tren Maya por el turismo mundial, que oscila en más de mil millones de hombres y mujeres que se desplazan en el mundo año con año. Mil 326, según el informe 2018 de la Organización Mundial de Turismo (ver https://www.e-unwto.org/doi/pdf/10.18111/9789284419890). Lo que, de manera definitiva, impacta la economía de los lugares a los que se desplaza esta población, dejando una huella económica tanto en esos sitios como en el medioambiente al que pertenecen las regiones, ciudades y obras que se visitan.

Aquí, un factor clave es entender la importancia de los billones de dólares que deja esta actividad turística en el mundo, que oscila entre los 1.

34 billones de dólares. Uno de los sectores que de manera aleatoria resultan beneficiados es el transporte, que ha dejado 240 mil millones de pesos para esta actividad asociada al turismo. Esta actividad, el turismo, es la tercera en importancia mundial, y es fundamental para los países capitalistas no centrales como México. El primer lugar, a nivel mundial, en cuanto a actividades lo ocupa la industria química y combustibles, hablando del sector exportaciones.

El top de regiones que reciben esta marabunta humana que se desplaza en los centros turísticos es: Europa, la que posee el rating más elevado de captación del turismo con 672 millones de turistas; le sigue la región-continente Asia-Pacífico, con 323 millones, y luego el continente americano, con la prioridad de Estados Unidos, que capta 211 millones. El Oriente Medio con 58 millones y el continente africano con 37 millones. El motivo de visita del turismo mundial es principalmente el ocio, la recreación y las vacaciones, y la manera de transportarse es el avión, principalmente. Hubo un ligero repunte del turismo en aproximadamente 86 millones debido a los mercados turísticos de Brasil y Rusia (ver la página de la OMT).

Por países, la lista se encuentra de la siguiente manera: el principal país receptor de turistas es Francia, le sigue España, Estados Unidos, China, Italia, México, Reino Unido, Turquía, Alemania y Tailandia. Aunque ocupar la cima de la lista de países preferidos por el mercado de turismo mundial no significa necesariamente los más elevados ingresos. En ese rubro, Estados Unidos es el que mejor capitaliza el ingreso por el turismo mundial. Le siguen, en ese orden, según la Organización Mundial del Turismo (OMT): España, Francia, Tailandia, Reino Unido, Italia, Australia, Alemania, Macao (China) y Japón. Como se puede observar, aunque México ocupa un lugar importante en cuanto a visitas, eso no se traduce en un país que se corresponda con los ingresos recibidos, ya que en ese rubro es desplazado por otras naciones.

El proyecto del Tren Maya (con mil 525 kilómetros de vías férreas), consiste en una obra de transporte que conectará a la región maya del sur del país, de ahí el nombre con el que se le identifica, aunque abarca parte del golfo y la costa. Es de sobra conocido el hecho de que es una región culturalmente emblemática de una de las culturas más estudiadas e importantes en el mundo, desde el punto de vista de nuestra herencia, no solamente vista como país, sino desde el punto de vista de que se trata de una herencia cultural de la humanidad. Tan importante como la antigua mesopotámica y egipcia: de ese nivel estamos hablando. Aunque desde el punto de vista turístico, son otros los propósitos del proyecto. Vistos bajo el ángulo económico, es decir, se compite con otros centros, más potentes de atracción turística.

Es una región (la Maya), que recibe casi 7 millones de turistas al año, de acuerdo con el proyecto gubernamental que se puede consultar en: https://lopezobrador.org.mx/wp-content/uploads/2018/11/Tren-Maya.pdf. Entraría a disputar los mil 326 millones de viajeros que se trasladan en el mundo en la búsqueda de ofertas turísticas. Actualmente, es Francia el país que se lleva la parte más importante de este pastel, seguido por España (en términos globales sin tomar en cuenta lugares en específico), según datos de la OMT. El Tren Maya competiría con la catedral de Notre Dame (recientemente afectada por un incendio), que ocupa el top de vistas con aproximadamente 12 millones anuales. La Muralla China recibe nueve millones. Ópera (Sídney, Australia) recibe 7.5 millones.

No se acerca, pero puede competir con Egipto que, acuerdo con información de algunos blogs y otras fuentes, recibe al año aproximadamente 16 millones de turistas, que acuden para apreciar pirámides, el impresionante desierto más grande del mundo, el mítico río Nilo, así como míticas ciudades de cultura mundial. En particular, las pirámides reciben 3 millones de habitantes, según algunas fuentes (https://www.muyinteresante.es/revista-muy/noticias-muy/fotos/los-10-monumentos-mas-visitados-del-mundo/9-piramides-el-cairo-egipto-3-millones-de-visitantes). El área del tren calcula recibir diariamente un total de 8 mil turistas. Actualmente, en cuanto a turismo, es superada esta región por la zona arqueológica de Teotihuacán.

El proyecto férreo tiene como propósito capitalizar, desde el punto de vista turístico, esa riqueza cultural que se encuentra arraigada en una de las regiones más ricas desde el punto de vista natural, como es el sur de nuestro país, por lo que el proyecto recorrerá, dice el plan gubernamental que se puede consultar en línea (https://lopezobrador.org.mx/wp-content/uploads/2018/11/Tren-Maya.pdf), las principales áreas culturales sin que el turismo se concentre en especial sobre alguna parte de ellas, pero teniendo como trasfondo esa riqueza y belleza a la vez, de un espacio natural como pocos en el mundo por su riqueza estética, humana y de flora y fauna.

El proyecto, aseguran sus promotores, contará con programas de mitigamiento, como la creación de corredores ecológicos en el borde de la reserva de la biósfera de Calakmul, con el fin de detener la presión del crecimiento de la población. Lo anterior bajo la intención de que al detonar la economía de la región tendrá, en efecto, impacto en el bienestar de la población que habita en la región maya. En el mismo sentido, el proyecto apunta a que el mejoramiento de nuevas oportunidades de vida evitan actividades como la tala clandestina y el tráfico de especies, dice el proyecto gubernamental, cuya actividad por cierto no es ocasionada solamente por poblaciones marginadas.

Pues este es el ambicioso proyecto del tren y el turismo mundial, en otra entrega habrá oportunidad de valorar el aspecto medioambiental…

Comentarios