La advertencia está puesta sobre la mesa desde hace tiempo: una vez que pase la crisis sanitaria por el coronavirus (Covid-19) vendrá un tsunami económico: una tormenta cuyas consecuencias hoy nadie puede predecir, pero que hoy ya comenzamos a observar. En México, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) advirtió hace unos días que sin un acuerdo nacional entre gobierno, empresarios, trabajadores y sector social podría registrarse una caída de hasta 10 por ciento del PIB, lo que se traduciría en la pérdida de un millón de empleos. Y ayer, la propia secretaria del Trabajo y Previsión Social Luisa Alcalde Luján dio un adelanto de lo que viene. Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que tan solo entre el 13 de marzo y el 6 de abril pasado ya han desaparecidos 346 mil 878 puestos laborales en todo el país, mientras que en Hidalgo suman ya 2 mil 287 las plazas eliminadas. Las cifras quizá no nos dicen mucho, pero en las calles ya comienza a verse el drama que implica ese grave problema social. A diario somos testigos de manifestaciones y la de ayer en nuestra plaza Juárez, protagonizada por unos 100 mariachis, demuestra que no hay sector de la economía que se encuentre a salvo. A ritmo de clásicos como “Cielito lindo”, “El son de la negra” y “El hidalguense”, los músicos clamaron por apoyo económico al gobierno estatal, pues tiene dos semanas que no cubren evento alguno. No solo eso, para abril tampoco tienen trabajo, pues les cancelaron toda su agenda. ¿Qué van a hacer esos 100 músicos sin trabajo durante un mes o lo que dure la contingencia? ¿Y si no los recibe ningún funcionario? El presidente AMLO anunció el pasado domingo un millón de créditos para pequeñas y medianas empresas… pero, ¿en qué sector encajan los mariachis? ¿En dónde los propietarios de bares? ¿En dónde entran los tianguistas de Tulancingo que también protestaron esta semana en la misma plaza? Desgraciadamente, nadie tendrá respuestas para ellos. Ese es el tamaño y gravedad de la crisis que ya llegó. De filón. Y por si fuera poco, ayer el subsecretario de salud Hugo López-Gatell explicó que la metodología que usan para medir los contagios funciona con base en muestras, lo que implica que el número real de casos podría ser de hasta 26 mil.

Comentarios