El último adiós a Olayet

5861
adiós,Olayet

Pachuca.- Un suspiro seguido de un lamento, lágrimas que reflejan el dolor de quien perdió a una madre, hija o esposa, así como el consuelo de los que se quedan para sufrir la pérdida pero también para clamar justicia, es la escena que deja hoy la muerte anticipada de quien en vida llevó por nombre Olayet Cabrera Carranco.

Es la tarde del 22 de agosto del 2018 y el Sol del mediodía comienza a ceder ante las pocas nubes que dibuja el cielo; a lo lejos, detrás de los cerros de la Bella Airosa, el viento no sopla como de costumbre, “es un paisaje hermoso que ella seguramente apreciaría”, comenta una mujer mientras dirige la mirada hacia arriba.

Junto a ella caminan cerca de 100 personas, la mayoría viste de negro, son las mismas que en casi dos meses no dejaron de compartir la fotografía de la mujer, la amiga o la compañera de trabajo que desapareció hace más de 50 días sin dejar rastro, aquella que hace apenas una semana celebraría su cumpleaños.

Pero la música que la acompaña hoy no es por ninguna celebración, cada nota, acorde y estrofa son de despedida, es la manera que su familia eligió para decirle a dios a quien en vida tanto les dio, es la forma de expresar cantando lo que el llanto ya no les permitió.

“Mi amor yo sé que esto no es una despedida, sino un hasta luego, muy pronto verás que volveremos a estar juntos; mientras, yo cuidaré de nuestros hijos”, son las últimas palabras que le dirige su esposo, quien después contiene el aliento por unos momentos para cantarle “Contigo aprendí”.

Tomados de su brazo y apegados a su pecho están sus tres hijos, los adolescentes que perdieron una madre, aquellos que junto a su padre marcharon por las calles de la capital para pedir que regresara y que ahora sostienen entre las manos una flor blanca que se niegan a dejar en una tumba.

Junto a ellos está también su abuela, la misma que perdió una hija pero que no se cansa de repetirse que debe ser fuerte por ellos, los nietos que ahora serán como sus hijos, sin embargo, el dolor es fuerte y por momentos la debilita, sus ojos se cristalizan pero su espíritu es firme.

La música se acaba y las palas dejaron de sonar, las coronas de flores ya están todas en su lugar, algunas personas comienzan a retirarse y el silencio comienza a imperar, la familia se abraza para orar en privado, es el último suspiro que dejarán en la tumba de Olayet, porque afuera la lucha para exigir justicia debe continuar.

 

adiós,Olayet adiós,Olayet adiós,Olayet

En memoria de Olayet Cabrera Carranco.

  • Junto a ella caminan cerca de 100 personas, la mayoría viste de negro, son las mismas que no dejaron de compartir la fotografía de quien desapareció hace más de 50 días

Comentarios