Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Durante pasados procesos electorales el PRI presumía que había dejado atrás su turbio pasado y que ahora, renovado, despojado de sus viejas prácticas corporativas e ilegales, estrenaba nueva piel. Con los años esa campaña demostró que solo era de dientes para afuera, porque al interior el partido político emanado de la Revolución Mexicana mantenía sus usos y costumbres. Hoy la historia y el presente así lo demuestran. Pese a que su candidato presidencial José Meade navega con la bandera de ciudadano para sacudirse la marca negativa priista, su partido insiste en ser el mismo. Ayer, la plataforma democraciasinpobreza.mx, desarrollada por la organización Acción Ciudadana contra la Pobreza y 60 asociaciones civiles más, dio a conocer que el PRI encabeza la lista de acusaciones por compra y coacción del voto en este proceso electoral. Desde el mes de marzo, cuando iniciaron las campañas políticas federales, la plataforma ha recibido 311 denuncias por ese tipo de prácticas, y de ellas, más del 49 por ciento son en contra del tricolor. Dichas denuncias se registran en 28 entidades del país, pero es el Estado de México en donde se concentra el mayor número, seguidas por las denuncias de Puebla, CDMX, Veracruz y Jalisco. La plataforma reveló que la práctica en la que más incurre el PRI es la coacción, a través de programas sociales. También refiere que hay casos en los que se pide a ciudadanos que junten paquetes de hasta 10 credenciales de elector y, a cambio, se les entrega un pago de hasta 10 mil pesos. Y eso es justo lo que encontró y denunció Isabel Alfaro Morales, candidata de Morena a diputada federal por el distrito 04 con cabecera en Tulancingo, quien narró que promotores de programas federales como Prospera amenazan a ciudadanos con retirar los apoyos que hoy reciben si asisten a reuniones informativas de Morena. No solo eso, también halló en sus recorridos que operadores de programas federales solicitan la entrega de la credencial de elector para, precisamente, coartar el derecho a votar bajo el argumento de que los beneficiados podrían perder los apoyos sino ceden a ello. Son las viejas prácticas priistas que sobreviven en esta segunda década del siglo XXI. No entienden. De filón. Gran indignación causó entre la comunidad médica el hecho de que una pasante en Tizayuca fuera herida “debido a que al paciente no le gustó la atención”. Se avecina una crisis en el sector salud estatal, que atenúa la falta de personal médico con el apoyo de estudiantes que realizan su servicio social.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios