Elba Esther Gordillo reaparece. Se dice inocente y deja ver que peleará el liderazgo del SNTE

530
Elba Esther Gordillo
Foto: Cuartoscuro

Elba Esther Gordillo Morales está de regreso. Esta mañana ha reunido a periodistas para dar un mensaje –a salón totalmente lleno, con transmisiones en vivo–, el primero desde el 26 de febrero de 2013, cuando fue arrestada por la Procuraduría General de la República (PGR) y fue forzada al silencio. Enrique Peña Nieto tenía apenas tres meses en la Presidencia cuando se le vino el mundo encima. Ha librado todas las acusaciones en su contra, la mayoría relacionadas con corrupción: asociación delictuosa para robar a los maestros, y lavado de dinero para justificar los recursos acumulados durante los años que estuvo al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

“Señoras y señores, amigos todos, aquí tienen la imagen que ha predominado durante más de cinco años con respecto a mi persona y es producto de una persecución política de acoso. Es producto de un expediente basado en mentiras y acusaciones falsas. Soy inocente”, dijo apenas apareció, con una foto de ella presa en el fondo.

“Soy inocente, y muestro a ustedes [el acta] que justifica mi inocencia”, expresó en un mensaje en el que habló de “recuperar” la “fuerza de los maestros”. Dejó entrever que va por el Sindicato que ahora dirige Juan Díaz de la Torre, un hombre que se sentó con Peña Nieto y se volvió aliado de sus reformas. “La maestra” habló de traición durante el mensaje.

 

“Recuperé mi libertad y en este momento la Reforma Educativa se ha derrumbado”, dijo, histriónica como es, y hubo aplausos.  “La larga etapa de encierro fue también de un duro y profundo aprendizaje. Sin duda cambié, cambiamos todos, cambió el país”, agregó.

El salón Castillo del hotel donde dio su conferencia estaba abarrotado. Al menos unas 500 personas se congregaron. Decenas de representantes de medios de comunicación, entre reporteros y fotógrafos, arribaron una hora antes de la cita. Pero cientos de simpatizantes de Elba Esther aparecieron al menos dos horas antes del evento. Entre los asistentes había maestros de diferentes partes de la república, como la sección 26 y 52 de San Luis Potosí, la 36 del Valle de México. También de Michoacán, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo, Morelos, Estado de México, Nuevo León, entre otros.

“Ejerceré mi libertad consiente de que mi lealtad siempre estará a lado de los maestros y las maestras de México y de la defensa de la educación pública de excelencia. En lo inmediato me debo a los míos, quienes padecieron mi ausencia, sin que esto implique abandonar mis convicciones. La vida continúa, a México le tiene que ir bien”, dijo.

Su mensaje, con la voz quebrada, pareció advertir que está dispuesta a reclamar el liderazgo del magisterio.

“Es mejor conquistarse a sí mismo que ganar mil batallas. Hoy esta guerrera está en paz. Y las maestras y maestros de México a ellos les ofrezco una disculpa. Lamento que hayan sido sometidos a una persecución política y mediática que tenía por objeto hacer sus conquistas laborales, destruirlas y atomizar a su organización sindical. Lamento que nos hayan responsabilidad de la compleja situación educativa del país, cuando la mayoría de los maestros hacen lo que pueden con las pocas herramientas que el Gobierno les da”, dijo la maestra.

“Se prefirió invertir en publicidad que en una programa de educación a fondo. Lamento también que algunas actitudes que se me atribuyeron hayan contribuido a que fuéramos un blanco fácil, un chivo expiatorio al que se culpó de todo. Pero sobre todo lamento que quienes debían defendernos no lo hicieron y nos traicionaron. A las maestras y los maestros les pido que en este inicio de clases les pido: entréguense a los niños, que nosotros protegeremos sus derechos. La dignidad del magisterio se volverá a defender”, dijo.

Comentarios