Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

¿Quitarle el presupuesto a la cultura? ¡Entonces para qué luchamos!
Respuesta del primer ministro Churchill cuando le propusieron quitar por completo el presupuesto a la cultura en la segunda Guerra Mundial para destinarlo a gastos militares.
El 14 de mayo, en el centro cultural Roberto Cantoral se dieron cita representantes de las distintas fuerzas políticas para dialogar acerca de las propuestas en materia de desarrollo cultural y artístico.

Beatriz Paredes (Meade), exgobernadora de Tlaxcala y representante de la coalición Todos por México, destacó la importancia de brindar seguridad social para los artistas y creadores, vincular a la Secretaría de Educación Pública (SEP) en el acompañamiento del desarrollo de las culturas populares, además de tener en cada ayuntamiento del país un regidor cultural (base comunitaria del estado). En su experiencia como legisladora, destacó que el problema no es legislativo, más bien es crear presupuestos plurianuales de largo aliento. Identifica a la economía cultural en dos grandes bastiones: artesanal y de entretenimiento, eso crea una brecha para quienes invierten su talento en la producción de bienes culturales en mercados locales, dará mayor impulso a la industria editorial. Su estrategia es realizar cortes transversales por industrias culturales y saber en dónde están las necesidades para apoyarlos y generar equilibrios. Concluyó que están dispuestos a construir acuerdos que convengan a las mayorías, siempre que existan coincidencias y con respeto a las diferencias.

Consuelo Sáizar (Margarita Zavala) propone crear talleres locales que rehabiliten el patrimonio cultural, además de optimizar los espacios que ya existen; mencionó la importancia de la cineteca para la investigación y guardar la memoria local. Transformar la economía de México de industrial a servicios, ponerle un valor económico a la cultura, crear cada lustro una encuesta de consumo cultural de acuerdo a la vocación de cada región, construir un edificio propio para la SC, que tenga fuerza simbólica como otras instituciones, aprovechar la riqueza de nuestro idioma, motor generador de riqueza (550 millones de hablantes) imitar las prácticas del mecenazgo de Inglaterra, crear la escuela de guionismo en coordinación con Morelia, Guadalajara, CCC y el CUEC. Profesionalizar toda la industria.
Alejandra Frausto (AMLO), exdirectora de culturas populares –Juntos Haremos Historia–, propone crear consejos regionales para diseñar las políticas públicas. Sedesol tendrá un fuerte cambio a economía solidaria y productividad local vs programas de asistencialismo. El proyecto cultural tiene que recuperar sus propias tradiciones; las comunidades marginadas tienen el binomio de más cultura y más pobreza. Incrementar la producción de cine, teatro, ópera y su exhibición, fortalecer los canales de distribución. Generar paz a partir del quehacer cultural; citó el caso de Tepalcatepec (cultura vs delincuencia). Comprar a lauderos mexicanos y evitar importar.

Incrementar el pago por especie, refirió que el 90 por ciento de Efiartes viene de la Ciudad de México; artistas y empresarios se tienen que reunir para diseñar estrategias conjuntas, traducir todas las convocatorias a las lenguas de los pueblos originarios. Decisiones que se tomen con la sociedad civil, construyen las políticas públicas no solo en la Ciudad de México sino en todo el país.

Generar pequeñas empresas; industrias del videojuego reportan mayores ingresos que la del cine; economías con beneficios locales.

Concluyó que la cultura tiene que dejar de ser un lujo o un privilegio, Raúl Padilla (Anaya). Por México al Frente, descentralizar el cine y llevarlo a poblaciones con menos de 5 mil habitantes. Diseñar políticas transversales al turismo y la cultura, actualmente las maquiladores aporta el mayor porcentaje del PIB porque ellos tienen reformas especiales, como darle autonomía a todos los centros culturales públicos, imitar lo más destacado del modelo francés en desarrollo cultural; ellos tienen muchos mecenazgos con deducciones de impuestos del 66 por ciento a personas físicas y morales.

El estado como financiador, detector de talentos, programa nacional de recuperación de espacios público. Talleres, ágoras, etcétera, donde se privilegie la autogestión; ejemplos como el de Madrid y Medellín.

Controlar el desarrollo de un país con Hacienda es inconveniente para el desarrollo. Si al mecenazgo para crear una cultura de la filantropía, imitar los modelos norteamericanos en donde existe mínima intervención del estado, fuerte dependencia del mercado, los municipios invierten tanto en ello como en otras industrias.

Actualmente no hay un andamiaje institucional para la filantropía en México, comprar publicidad en televisión o deducir equivale a lo mismo en nuestro país. En 100 por ciento ha crecido en el mundo la industria creativa, nuestro país con su historia y tradición cultural podría convertirse en líder generando empleo de buena calidad.

Crear una red de créditos a las industrias creativas, aportaciones como capital de riesgo, productos culturales vs producción de automóviles.

Crédito a la palabra a micros y pymes. En el pasado fue el cine la que más aportó al PIB. Con todo lo anterior, crear un turismo de interés cultural para posicionarnos arriba del segundo lugar en América y el octavo en el mundo.

Concluyo con una cita de Carlos Fuentes “salgamos del tercer mundo con nuestra cultura del primer mundo”.

Contacto
https://www.facebook.com/
septimoestado/

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios