Los días pasan y aún no hay nada claro para retomar el proceso electoral mediante el cual se renovarán los 84 ayuntamientos de Hidalgo. Si bien, el consejero presidente del Instituto Estatal Electoral Lorenzo Córdova Vianello ya ha planteado tres fechas posibles para llevar a cabo la elección (30 de agosto, 6 o 20 de septiembre), ya solo queda la opción más lejana precisamente porque no se han tomado decisiones y el tiempo sigue corriendo. Las primeras fechas ya no son viables por el tiempo que requiere el proceso previo a la jornada comicial y después el proceso impugnativo. Eso, por un lado, pero también se viene encima el tiempo para elegir a los concejos municipales que, es un hecho, tendrán que ser designados por el Congreso local, pues ya es imposible tener a las nuevas autoridades municipales electas el 5 de septiembre, fecha establecida por ley para el cambio de gobierno en los 84 ayuntamientos. La designación de esos órganos, por otra parte, tampoco será sencilla. Para empezar, es un proceso poco conocido para los hidalguenses. Pero además, es un proceso que requiere ser llevado con cuidado para evitar crisis de gobernabilidad. En un trabajo de investigación que publicamos en la edición de hoy, este diario se dio a la tarea de entrevistar al politólogo Guillermo Lizama Carrasco, quien urgió a avanzar en el proceso de designación de concejos, pues si se hace con premura podría haber errores que a su vez podrían provocar crisis de legitimidad y gobernabilidad que podrían derivar en conflictos violentos. En ese sentido, el investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) opinó que el nombramiento de los concejos de administración municipal debe priorizar la participación ciudadana, pues ello evitará conflictos entre partidos políticos. Aunque, al ser ciudadanos los que participen como autoridades municipales transitorias, estos deben ser capacitados con tiempo para que logren llevar a buen puerto el proceso de entrega-recepción. En conclusión: el tiempo está encima, tanto para el proceso electoral de ayuntamientos, como para la designación de concejos. Y por si fuera poco, la crisis sanitaria por el coronavirus (Covid-19) sigue en su máximo esplendor. Son tiempos difíciles que requieren de funcionarios y representantes populares responsables
y altamente capaces. Ojalá estén conscientes de ello y actúen en consecuencia. De filón. Hoy comienza el semáforo naranja para la entidad y con ello se reactivarán algunas actividades no esenciales. Claro, con las debidas restricciones para evitar contagios. No obstante, lo que seguirá sin variación es el programa Hoy no circula sanitario, que en otras entidades vecinas, como Puebla, ya fue cancelado. ¿Acaso en Hidalgo no se han dado cuenta que será contraproducente tener menos vehículos particulares en circulación cuando estos permiten reducir aglomeraciones en el transporte público? ¿Será mucho pedir a las autoridades que usen su sentido común?

Comentarios