A los partidos políticos en México les cuesta mucho trabajo organizar sus elecciones internas. No hay partido que se haya salvado de la ruptura, cuando en su interior alguna corriente acusa a otra de hacer trampa. Esa ha sido la historia del PRI, PAN, PRD, y ahora amenaza incluso con llegar a Morena. Ayer visitó Pachuca Alejandro Rojas Díaz Durán, consejero de ese partido y aspirante a encabezar la dirigencia nacional, precisamente para pedir que Morena abra sus puertas a nuevos cuadros, mediante la apertura de su padrón que se encuentra cerrado desde diciembre de 2017. Morena, destacó Rojas, no puede ser candil de la calle y oscuridad de su casa, por ello hizo un llamado a permitir la entrada de nuevos simpatizantes y que, además, la elección interna se haga de manera abierta. Eso sucede mientras el PRI vive uno de sus momentos más difíciles: no solo por las últimas derrotas, sino porque al interior se vive una contienda que amenaza con terminar lo que aún queda de ese partido. Ayer fueron los registros de aspirantes, y por la noche una de las candidatas, Ivonne Ortega, acusó al PRI Hidalgo de llevar a cabo afiliaciones cuando eso ya no debió haber ocurrido. La exgobernadora de Yucatán acusó trampas para inflar el padrón, lo cual llevó a renunciar a la contienda al exrector de la UNAM José Narro Robles. El PRI, ya se ha dicho muchas veces, sigue sin entender que ya son otros tiempos. De filón.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) Héctor Bautista Escalona denunció un aumento en el robo a comercios… no crea que en los suburbios, no,
¡en las inmediaciones del palacio de gobierno!

Comentarios