Ricardo Baptista González

Exalcalde de Tula

*Solo dos proyectos se enfrentan
*Es la hora de los ciudadanos

Llegó el final de las campañas político-electoral y en las manos de la gente está el cambiar las cosas de fondo o seguir con más de lo mismo.
Hay cinco candidatos pero la real competencia es entre Delfina Gómez de Morena y Alfredo del Mazo del PRI, no es solo un asunto de encuestas que los dan como finalistas, sino que, por fin la sociedad mexiquense más consciente con y sin partido está dispuesta a participar y no quiere saber más del partido que por más de 90 años ha llevado a la bonanza económica a unos cuantos y a la pobreza a más de 50 por ciento de la población, y está dispuesta a hacer útil su voto en favor de la maestra.
Está en juego no el futuro del PRI, como lo dijo el domingo su gris candidato, y menos el futuro del país, está la oportunidad de reiniciar la transición democrática, el cambio de régimen, el combate en serio a la corrupción e impunidad y el inicio de una transformación de la vida pública en favor de los ciudadanos para empezar a construir oportunidades para todos, no para una clase política corrupta que viene en la opulencia y el despilfarro.
El futuro del país no lo decide el PRI y ningún partido político tampoco, eso lo decide la gente con su voto libre y razonado a pesar de que lamentablemente hay un sector de la población que cae en las amenazas, chantaje y compra del voto, pero esta vez no le va a alcanzar a Peña Nieto y al PRI, pues la ola gigantesca que hoy crece en todo el Estado de México es mayor a la gran mayoría que no es de ningún partido que esta sumada a favor de la maestra Delfina Gómez y Morena.
Son solo dos proyectos antagónicos los que se enfrentan, el de Peña Nieto con toda su carga de corrupción, despilfarro, de miles de muertos y desaparecidos, de saqueadores como la mayoría de sus gobernadores, unos gobernando, otros huyendo y los menos en la cárcel, pero sobreprotegidos por un sistema judicial y legislativo que está bajo control, todo esto bajo el manto de la impunidad y preparando un fraude descomunal ante su inminente derrota, que de suceder podría generar un conflicto social que nadie deseamos.
Enfrente está el proyecto de cambio verdadero de Delfina Gómez, que a pesar de no tener la experiencia ni la verborrea de los políticos falsos de siempre, está ganando adeptos de todos los colores, pues su propuesta concreta está en parar la corrupción, gobernar con honestidad y con propuestas viables de solución sin inventar el hilo negro, ni tener varita mágica.
La gran diferencia está a la vista y deben de ser analizados por los indecisos: el PRI y sus partidos satélites están apostando a comprar la elección como en la presidencial de 2012 ya que teniendo todo el aparato político y de dinero para ganar “haiga sido como haiga sido” no por una elección democrática. Y por el otro lado la abanderada de Morena está buscando ganar convenciendo, sumando y sin comprar ningún voto. Por eso la guerra sucia contra ella y contra Andrés Manuel López Obrador.
Es la hora de las definiciones y los ciudadanos del Estado de México pueden ayudar a iniciar una transición democrática que al país le urge y se abre el camino para 2018, para quitar a los vende-patrias y los cómplices del mal llamado Pacto por México.
¡Otro México es posible!

Rating: 1.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios