Al igual que en Hidalgo, en el Estado de México no se ha dado la alternancia política, como tampoco ha existido competitividad electoral, es decir, el PRI no ha tenido un contrincante en las anteriores elecciones que pudieran disputarle el poder en el estado, lo cual puede ser diferente en esta elección de 2017, pues se está observando una amplia lucha electoral entre: PRI, PAN y Morena.
Para esta elección, se esperaba una coalición fuerte en contra del PRI, empero no fue así, el único que logró la coalición más grande fue este partido con el PVEM, Panal y PES; posteriormente el PRD con PT, y no hay más. El PAN va solo y Morena también. Movimiento Ciudadano no tiene candidato a gobernador. Y hay ocho candidatos independientes.
Con ese escenario, ¿quiénes son los candidatos más fuertes? Tenemos al priista Alfredo del Mazo Maza, a la panista Josefina Vázquez Mota y a la candidata de Morena Delfina Gómez Álvarez. Entre estos candidatos se definirá quién será el próximo gobernador del Estado de México. El PRD no tiene aún candidato y por su división interna no figura como fuerte en el estado. Ahora, de estos tres candidatos ¿quién tiene más posibilidades de ganar la elección?
La respuesta que sigo sosteniendo es que es el candidato del PRI, a pesar de que es el primo de uno de los presidentes con menos popularidad que ha tenido México, ya que tiene otros elementos que son fundamentales para ganar una elección: dinero, buenas relaciones con el poder político y empresarial, con los medios de comunicación, el apoyo del presidente y con ello del partido. Todos estos elementos los tiene Alfredo. El papá y abuelo de este candidato fueron gobernadores del estado, esto habla de la familia política que proviene, aunado a lo anterior es miembro del grupo de Atlacomulco, y por si fuera poco tiene una relación cercana con el presidente de México, estos elementos no solo lo hacen fuerte al interior del PRI, sino con empresarios y con los medios de comunicación; pero por si faltaran elementos, hay que recordar que la mayoría de los ayuntamientos de este estado los tiene el PRI. Por tanto, cuando un candidato cuenta con el apoyo del partido y del presidente, tendrá no solo la estructura del partido, sino también los programas sociales que necesite; si a esto le sumamos el apoyo económico de los empresarios, es clara su victoria. Pero por si faltaran más elementos tenemos que en el Estado de México aún existe una gran zona rural donde priva la pobreza y la desinformación, lo que beneficia al PRI.
Después de este candidato vienen dos mujeres: Josefina y Delfina, la primera tiene características negativas de cuando fue candidata presidencial y no hizo una buena campaña política, su famoso cuchi cuchi o sus desmayos que se hicieron públicos, sin dejar atrás sus comerciales en tonos negros; esta candidata tendría que trabajar mucho en revertir la imagen que dejó como candidata presidencial. Pero además el PAN no cuenta con la estructura partidaria que tiene el PRI en el estado, esto considerando que todo su partido la apoyara y no la dejara sola como lo hizo cuando fue candidata presidencial.
De manera contraria viene Delfina, quien es una candidata relativamente nueva, y que la acompaña el puntero de las elecciones nacionales: Andrés Manuel López Obrador, empero, a pesar de estos elementos positivos y de considerar que las zonas que colindan con la Ciudad de México pueden apoyar fuertemente a esta candidata, no hay que olvidar que el Estado de México también tiene una gran zona que comparte frontera con Hidalgo, un estado priista, y no podemos dejar afuera estrategias de movilidad de votos. Y al igual que el PAN, Morena no tiene la estructura partidaria que tiene el PRI en el estado.
Por todos estos elementos, creo que el PRI seguirá gobernando el Estado de México, Morena verá crecer su votación, la cual estará muy cerrada con la del PAN. Hay que remarcar que en esta elección habrá ocho candidatos independientes, es claro que la función de estos es solo quitarles votos al PAN y a Morena para que no puedan ganarle al PRI. Nuevamente, esta elección podría dejarnos un mal sabor de boca: más de lo mismo.

Comentarios