A partir de hoy, todos los caminos conducen al instituto nacional y estatal electoral. Este domingo 15 de diciembre es la fecha marcada en el calendario para el arranque formal del proceso para renovar los 84 ayuntamientos en Hidalgo. Algunos cuadros que abiertamente han levantado la mano afinan su estrategia, otros continúan en la pugna por ser ungidos candidatos de sus respectivos partidos y, en caso contrario, seguramente abordarán el tren de la vía independiente. Anticipadamente, las elecciones del próximo 7 de junio, cuando se elijan 84 ayuntamientos, marcarán una segura tendencia rumbo a los comicios para renovar la gubernatura hidalguense en 2022. El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y su fuerza abrumadora, soportada todavía por el efecto Andrés Manuel López Obrador –el presidente goza de cabal salud en las preferencias ciudadanas, pues hasta noviembre varias encuestadoras colocaron la aprobación de AMLO arriba del 50 por ciento–, será factor decisivo. Bienaventurados entonces serán aquellos que logren cobijar su candidatura bajo los colores de Morena, partido que sin duda revolucionará el mapa político electoral del estado, combinado con la hartera derrota, que aún duele, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en julio de 2018. Es por ello que el morenismo, en especial el hidalguense, deberá ser exhausto en elegir a sus aspirantes, y es que desde hace meses se han movido piezas que traen debajo de la piel ciudadana las escamas del priismo. Infiltrados, les llaman. En agosto de este año, el Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo (TEEH) aprobó que integrantes de los cabildos puedan postularse a competir por las alcaldías donde actualmente laboran, lo que abre aún más la baraja de cuadros. Volviendo al vendaval lopezobradorista, las encuestas nacionales también tienen efecto en Hidalgo, Morena enfrentará su primera prueba de fuego a nivel local. Si bien esa fuerza política arrasó en las elecciones a diputados en 2018, las municipales son otra cosa. Históricamente consideradas las más concurridas, determinarán la tendencia de cara a 2022. Si Morena fracasa, escenario altamente improbable, el PRI recibiría una bocanada de oxígeno, si no, la democracia finalmente y después de más de nueve décadas de cacicazgo, aterrizará en Hidalgo. A partir de hoy los dados están echados. Cada grupo político afina a sus mejores trovadores y solo 84 serán los elegidos. De filón. Otro golpe a la economía popular es la actualización de las tarifas de los organismos operadores de agua municipales, y las que se desprendan de los órganos descentralizados de la administración pública estatal.

Comentarios